El presidente Enrique Peña Nieto advirtió que concretar la aprobación del mando mixto policial la reforma que ya fue avalada en la Cámara de Senadores con los votos de la oposición y que se discute en la Cámara de Diputados y no su propuesta de mando único generaría incertidumbre, falta de claridad y procesos administrativos que distraerían de las tareas de seguridad pública.

Pero independientemente del modelo que los legisladores determinen adoptar, estableció, urge alcanzar una definición en la materia y actuar en consecuencia.

Durante la sesión 42 del Consejo Nacional de Seguridad Pública, el mandatario mexicano reprochó a los ejecutivos locales el retraso en la modernización de sus cuerpos policiacos.

Mientras las organizaciones criminales han adoptado avances tecnológicos y se han vuelto sumamente complejos, muchas instituciones locales no han evolucionado , expresó frente a los gobernadores y el jefe de gobierno de la Ciudad de México, quienes asistieron al encuentro.

Hay que reconocer que el diseño institucional vigente de descentralización en las labores de seguridad ha sido rebasado por los desafíos del Siglo XXI (...) La solución de fondo requiere que los gobiernos locales cumplan cabalmente con la responsabilidad de fortalecer sus instituciones de seguridad y de procuración de justicia , aludió.

Porque los retos que enfrentan los tres niveles de gobierno en materia de seguridad requieren de una respuesta firme y decidida, abundó. desde el arranque de su administración se ha dado la mayor prioridad a dicha política, aseguró.

Hoy es más importante que antes fortalecer a las corporaciones de seguridad estatales y municipales, consideró, porque el fenómeno delictivo se está transformando.

El combate al crimen organizado ha tenido importantes resultados en debilitar la estructura operativa y financiera de los grandes cárteles. Pero esto, a su vez, ha derivado en nuevos retos en el ámbito local. Hay una parte significativa de los homicidios que no está relacionada con el fenómeno del crimen organizado, sino con delitos del fuero común .

Y dio cifras: a diferencia de hace seis años, cuando tres de cada 10 homicidios correspondían al fuero común, en el 2016 un 50% de los homicidios registrados en el país son por fenómenos delictivos locales, relacionados con robo, secuestro, pandillerismo y violencia intrafamiliar o violencia contra la mujer.

Por ello, hago un respetuoso llamado al Congreso de la Unión para analizar y determinar si las herramientas que tenemos, como Estado mexicano, son o no suficientes y adecuadas para asegurar la tranquilidad y el imperio de la ley en todo el territorio nacional .

Y convocó a no bajar la guardia, ni retroceder un solo paso, ante los retos que implica el combate a la delincuencia.

En su turno, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, propuso, y así se aprobó por el Consejo, la instrumentación de cuatro acuerdos para el fortalecimiento institucional en materia de seguridad.

rramos@eleconomista.com.mx