Puerto Vallarta, Jal. El crimen organizado es un Estado paralelo, afirmó el presidente Felipe Calderón, quien expuso que la delincuencia, igual que el Estado, impone leyes, recaudación de impuestos y ejerce la fuerza.

Los señores llegan a un lugar y disputan el monopolio de la fuerza del Estado, ellos ponen su fuerza. Llegan a un lugar y ponen su propia ley. Y, finalmente, llegan a un lugar y cobran sus cuotas, que son como impuestos que el Estado no recauda. Es decir, es un Estado paralelo , alertó durante el Foro Económico Mundial de América Latina.

En una sesión plenaria junto a sus homólogos de España, Guatemala y Surinam, Calderón dijo que aunque parezca tautológico, hay que combatir a los criminales, pues el gobierno no puede ceder ante la ilegalidad.

En materia de la seguridad, el mandatario guatemalteco, Otto Pérez, determinó que mientras Estados Unidos no frene el consumo, las armas y el dinero, América Latina no logrará ser más efectiva contra la criminalidad.

Pidió a todos los empresarios, sociedad y gobernantes, aportar ideas para frenar al crimen y dijo que los países están dispuestos a explorar alternativas que no vayan a los extremos de prohibicionismo riguroso ni venta de droga general.

México está haciendo un esfuerzo importante en la lucha contra el narco, entonces eso ha generado también un corrimiento hacia otros países, como Guatemala , comentó.

Pérez, quien hace unos meses puso sobre la mesa el tema de la legalización de las drogas, afirmó que está dispuesto a hacer de Guatemala uno de los países más reformadores para elevar la competitividad y apoyar al empresariado.

Calderón externó que el caos en América Latina lo generan los criminales, quienes tienen un comportamiento monopólico y en lugar de vencer a su competencia con precio y calidad, se matan .

La PGR y la Fiscalía General de Colombia firmaron un acuerdo de colaboración para enfrentar el tráfico de drogas y delincuencia organizada, identificar organizaciones criminales dedicadas al terrorismo, secuestro, tráfico de armas o personas y lavado de dinero. El protocolo fue firmado dentro del marco de la Declaración de Jefes de Estado y Gobierno, emitida en la VI Cumbre de las Américas.

tania.rosas@eleconomista.mx