El presidente Enrique Peña Nieto confirmó que la Secretaría de Energía abrió ya una investigación para conocer si la empresa Gas Express Nieto, y especialmente si la planta que proveía del energético al Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa, operaba bajo las normas oficiales de seguridad.

El viernes pasado, el Ejecutivo federal visitó por segundo día a personas que resultaron lesionadas tras el incidente del jueves.

Peña Nieto acudió el viernes tanto al Hospital Mocel como al Centro Nacional de Rehabilitación.

Acompañado del secretario de Salud capitalino, Armando Ahued, el presidente insistió que su gobierno ha acompañado el trabajo y la atención que otorga la administración del jefe de gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera ante el percance.

A la autoridad del Distrito Federal corresponderán las investigaciones que deban de seguirse para deslindar eventuales responsabilidades de orden penal, y al gobierno de la República sí le compete establecer una investigación a la empresa proveedora del servicio para determinar también las responsabilidades a que haya lugar , precisó el Ejecutivo federal tras acudir al Hospital Mocel el fin de semana pasado.

Peña Nieto hizo un especial reconocimiento a la enfermera Reyna Casas Medina, misma que desalojó a 20 menores.

En tanto, el secretario Ahued destacó que han recibido el apoyo de la titular de la Secretaría de Salud federal, Mercedes Juan López, así como de instituciones públicas, federales y privadas.

Asimismo, el Secretario de Salud local precisó ese día que no había menores desaparecidos, pero que sí fue necesario aplicarles pruebas de ADN a nueve niños, ya que éstos no traían brazalete en el momento del incidente porque acudían a consulta médica externa, es decir, no eran parte de los menores que estaban en el hospital.

mauricio.rubi@eleconomista.mx