Hoy por hoy, los cárteles mexicanos son los principales actores del comercio mundial de la cocaína y trabajan para tomar control del mercado que no está bajo su jurisdicción, refirió la consultora en geopolítica Stratfor, citando a fuentes estadounidenses antinarco.

La firma detalló que los esfuerzos de los cárteles en México no se limita a incrementar la producción de cocaína, sino a intervenir en el contrabando de Sudamérica a Europa y Australia, y han establecido presencia en África, Asia y Europa.

Además, han intensificado sus actividades en lugares como República Dominicana y Haití, en un intento por aumentar la participación en el contrabando a través del Caribe para EU.

Con las recientes operaciones estadounidenses, como la Operación Xcellerator, Chokehold y Operación Emperador Imperial, los cárteles mexicanos también han aumentado su presencia en los puntos de distribución dentro de la Unión Americana, como en Chicago, Atlanta y Dallas, en un esfuerzo por aumentar su participación en la cadena de beneficios de la cocaína en EU.

Mientras que las ventas de marihuana siempre han sido una importante fuente financiera, los grandes beneficios del comercio de la cocaína son los que han permitido que los cárteles sean tan poderosos. Los miles de millones de dólares de ganancias que se obtienen de tráfico de cocaína han motivado a la expansión de los cárteles mexicanos a nivel global, lo han financiado, pues las ganancias de la cocaína permiten que puedan comprar barcos, aviones, contrabandistas y asesinos de alquiler (sicarios), así como sobornar a funcionarios.

[email protected]