Salinas de Hidalgo.- El presidente Felipe Calderón Hinojosa exigió este lunes que se entreguen "parejito" los apoyos que otorgan los programas sociales del gobierno federal, sin distingo de partidos políticos ni de amistades.

Que se entreguen "parejitos para todos. Aquí no se vale de un partido o de otro, ya sean tus cuates o mis cuates. Aquí todo tiene que ser parejo".

El Ejecutivo pidió a los habitantes de la comunidad de Conejillos que hagan saber si alguna persona recibe apoyo de programas como Oportunidades sin necesitarlo, porque se trata de recursos que van dirigidos a la gente más necesitada del país.

El mandatario entregó ayuda urgente a personas afectadas por la sequía, de los programas "Oportunidades" y "70 y más", en una jornada en la que sostuvo diversos diálogos con los beneficiarios, de quienes recibió diversas quejas y peticiones.

Acompañado por su esposa Margarita Zavala y por los secretarios de Salud, Salomón Chertorivski; Desarrollo Social, Heriberto Félix; Agricultura, Francisco Mayorga, y Comunicaciones, Dionisio Pérez Jácome, el presidente Calderón supervisó la operación de los consultorios móviles de las caravanas de la salud.

También con el gobernador Fernando Toranzo entregó costales de avena y apoyos económicos a representantes de organizaciones beneficiarias, donde recibió una queja en torno a la operación del Programa del Seguro Popular.

ENTREGA DESIGUAL DE APOYOS

María del Socorro Martínez Corzo, oriunda de esta comunidad, le comentó que su esposo padece una retinopatía, por lo cual fue a atenderse al Hospital General de San Luis Potosí, pero tuvo que pagar tanto la consulta como las medicinas, e incluso no le dieron opción de ser operado.

De inmediato, el Ejecutivo se refirió al mandatario estatal: "a ver gobernador", e hizo ver que el gobierno federal da a los gobiernos estatales 2,500 pesos por cada persona afiliada al Seguro Popular, por lo que la atención de esa enfermedad corresponde a la autoridad local.

Toranzo Fernández intentó esgrimir el argumento de que la retinopatía "sale de los cauces" del Seguro Popular, pero el titular de Salud, Salomón Chertorivski, aclaró que ese programa comprende la atención de esa enfermedad.

Calderón Hinojosa dijo entonces unirse al reclamo de la señora, para decirle al gobernador: "la retinopatia sí está cubierta por el Seguro Popular".

En ese mismo tema, un hombre de avanzada edad dijo padecer de cataratas y se quejó de que el Partido del Trabajo, a través de José Narro Robles y Marcos Acuña, le ofreció llevarlo a Cuba a ser operado, y le hicieron tramitar su pasaporte sin que hasta el momento haya sido atendido.

"Creo que esa gente anda nada más estafando", expresó Calderón Hinojosa, quien pidió la documentación respectiva, porque el Seguro Popular también atiende las cataratas.

Más adelante el mandatario entregó recursos de "Oportunidades" e hizo ver que las "bajas" de personas que hubo en las listas de ese programa se reincorporarán "por única vez", pero les pidió que cumplan con el compromiso de llevar a sus hijos a la escuela y a su revisión médica.

Durante la entrega de apoyos de ese programa social, Calderón sostuvo breves diálogos con las beneficiarias y entabló una breve charla con la maestra Martha Acosta, en la cual descubrió que no requiere de ese apoyo, pues como docente gana unos 9 o 10,000 pesos al mes.

La profesora intentó una defensa tímida con argumentos políticos, a lo cual Calderón le pidió que "me deje apoyar a la gente que sí lo necesita. Usted es libre de hacer toda la 'grilla' que quiera, pero atrás de la raya que estoy trabajando".

En este sentido pidió a los beneficiarios informar si saben de alguna otra persona que recibe "Oportunidades" y no lo necesita, pues "por culpa de esta gente mucha gente se queda sin apoyo, y eso no se vale".

También dio recursos de los programas Progan y Procampo, y en este último recibió una queja con relación a que en los apoyos se discrimina a la gente.

El responsable de los apoyos extraordinarios de ese programa explicó que de acuerdo con las reglas de operación, esos recursos están destinados para ser distribuidos entre productores cuyas tierras no sean superiores a 10 hectáreas.

MIF