La Confederación Nacional Campesina (CNC) y dirigentes sindicales acordaron romper el diálogo con el gobierno federal, luego de que la Policía Federal recuperó las instalaciones de la mina de Cananea, Sonora.

Por ello, los líderes afiliados al 'Movimiento Nacional por la Soberanía Alimentaria y Energética, los Derechos de los Trabajadores y las Libertades Democráticas', anunciaron además en conferencia de prensa diversas acciones, entre ellas manifestaciones de protesta.

Los dirigentes de la CNC, Cruz López Aguilar, y del Sindicato de Telefonistas, Francisco Hernández Juárez, coincidieron en que la toma de la mina de Cananea es preocupante porque es un símbolo de la Revolución mexicana.

El líder cenecista se comprometió a que el asunto de Cananea sea estudiado por la Comisión Permanente en la Cámara de Diputados, con la comparecencia del secretario del Trabajo, Javier Lozano Alarcón.

Hernández Juárez dijo a su vez que con el desalojo en Cananea 'se quiere desaparecer a los sindicatos minero y electricista', por lo que se debe apoyar a las organizaciones gremiales ante la política laboral actual.

Por otra parte, la Secretaría de Trabajo y Fomento al Empleo del Gobierno del Distrito Federal también reprobó el ingreso de la Policía Federal a ese complejo minero y demandó que se investigue ese hecho y se restituya el Estado de derecho.

En comunicado, la dependencia calificó de 'furtiva' dicha acción policiaca y exigió que se preserve en todo tiempo y lugar la integridad de los mineros y sus familias, así como el respeto a sus derechos laborales.

apr