Ante el incumplimiento del Congreso de la Unión por no haber legislado el reglamento secundario para aplicar la Ley Federal del Sistema Penitenciario, cuyo plazo fijado para que entre en operación es el 19 de junio, ayer el Poder Judicial de la Federación determinó crear tres juzgados que se encargarán de dar cumplimiento, modificación y duración a las penas, así como la preliberación a los presos federales .

Una vez más, el Poder Judicial es quien sacará a flote lo marcado por las reformas al sistema de justicia penal porque, de lo contrario, al no existir la ley secundaria, se generará un caos en el Sistema Penitenciario Federal.

El Consejo de la Judicatura Federal (CJF) emitió ayer su postura para enfrentar la problemática, lo cual generará el incumplimiento legislativo. Cabe recordar que el pasado miércoles el presidente Felipe Calderón exhortó al Congreso a un periodo extraordinario para aprobar, entre otras leyes, la Ley Federal del Sistema Penitenciario.

CAMBIO A LA JUSTICIA PENAL

Informó que los juzgados se crearon en cumplimiento con lo dispuesto en la reforma publicada en el Diario Oficial de la Federación del 18 de junio del 2008 y se mantendrán en operación bajo el esquema que se aprobó, en tanto el Congreso no emita las leyes secundarias.

La reforma en cuestión constituye un cambio estructural en el funcionamiento del sistema de justicia penal, el cual impacta de manera directa en la estructura, presupuesto y organización del Poder Judicial de la Federación.

Para no dejar en estado de indefensión a los reos relacionados a delitos de carácter federal, aprobó crear los Juzgados Primero, Segundo y Tercero de Distrito Especializados en Ejecución de Penas, que se ubicarán en Tlalnepantla de Baz, Estado de México. Operarán a partir del domingo bajo las reglas en turno, sistema de recepción y distribución de asuntos que para ello acordó el Consejo.

ESPERAN DISPOSICIÓN DE FCH PARA ACUERDOS

El presidente de la Cámara de Diputados, Jorge Carlos Ramírez Marín, llamó al presidente Felipe Calderón a intervenir para destrabar en el Congreso de la Unión la aprobación de reformas que al parecer incomodan al gobierno , como la expedición de las leyes de banca de desarrollo y de propaganda gubernamental.

En referencia a la solicitud formal del Mandatario para la realización de un periodo extraordinario de sesiones con el fin de desahogar nueve temas, entre los que destacan la reforma política y de seguridad nacional, dijo esperar que el llamado sea porque está dispuesto a llegar a acuerdos.

Los coordinadores del PRI y el PRD en la Cámara baja coincidieron en que este llamado se inscribe en una estrategia mediática para distraer la atención de temas que son responsabilidad exclusiva del Ejecutivo.