México ha recibido a más de 20,000 migrantes provenientes de Honduras, Guatemala y El Salvador, que han sido expulsados de Estados Unidos con la aplicación de la orden conocida como Título 42, que permite la devolución de miles de migrantes de manera exprés a terceros países, ante la consigna de riesgo sanitario por el Covid-19.

Según cifras del Instituto Nacional de Migración, dadas a conocer a través de una solicitud de información con folio 0411100021821, del 21 de marzo de 2020, fecha en la que el entonces presidente Donald Trump puso en marcha el Título 42 de la Sección 265 del Código de los Estados Unidos, y hasta el pasado 10 de marzo, a México se han devuelto 24,644 migrantes a lo largo de la frontera de cinco entidades; Baja California (1,903), Coahuila (1,977), Tamaulipas(15,710), Sonora (3,661) y Chihuahua (1,393).

Por nacionalidades, 10,777 (43.7%) son migrantes hondureños; 10,572 (42.8%) guatemaltecos y 3,295 (13.3%) salvadoreños. Del total, al menos 1,949 (7.9%) se trataban de niñas, niños y adolescentes, mientras que 5,717 (23%) eran mujeres.

Los datos también dan cuenta que fue entre julio y diciembre de 2020 cuando se registró la mayor devolución de migrantes, con 16,873 (68%) personas. Mientras que, para el primer trimestre del 2021, EU envió a nuestro país a más de 3,397 extranjeros a México. 

Cabe señalar que, para el mismo periodo (marzo de 2020 a marzo de 2021), el gobierno de Estados Unidos reporta la devolución de al menos 756,452 migrantes de diferentes nacionalidades a un tercer país, incluido México.

En total, hasta agosto de este año, el país vecino ha regresado de manera exprés a un millón 163,582 personas extranjeras desde su frontera sur bajo el Título 42, de estos, un millón 84,971 (93%) son migrantes provenientes de Honduras, El Salvador, Guatemala y México

Sistemas rebasados

Para Ana Saiz Valenzuela, directora General de Sin Fronteras IAP., la situación que se vive en la frontera norte de México a causa del Título 42 ha generado gran desesperación entre los miles de migrantes que intentan a diario ingresar a EU, pues la espera para resolver sus solicitudes de asilo no logra resolverse. 

“Si bien el discurso y con algunos hechos vemos algunas posturas mucho más flexibles por parte del gobierno del presidente Biden, no se ve aún el reflejo en los cambios institucionales (...) es muy difícil que inmediatamente con un discurso se vaya revirtiendo la situación, por eso estamos viendo la presión”, destacó.

La experta también añadió que existe una gran diferencia entre las crisis migratorias que se viven en el sur y norte del país, ya que mientras en el sur existe una falta de recursos para procesar las solicitudes de migrantes por parte del gobierno mexicano, en el norte del país el problema es que se han detenido los procesos bajo el argumento de la pandemia.

Sin embargo, destacó que ambas situaciones se combinan entre la falta de condiciones mínimas de servicios de atención; las capacidades de algunos municipios que se encuentran rebasados y la falta de respuestas de ambos sistemas de asilo, tanto de México como de Estados Unidos.

Vicente Sánchez, académico del Colegio de la Frontera Norte, reconoció que la situación migratoria en ambas fronteras de México es un tema complejo, que se ha visto principalmente afectado por las políticas implementadas por EU.

Al señalar que al menos en Ciudad Acuña, Coahuila, hay 15,000 migrantes en espera de ingresar a Estados Unidos, el experto adviertió que tal situación migratoria corre el riesgo de agravarse ante la falta de recursos para las autoridades locales, que son las que en su mayoría atienden a los migrantes.   

“Es un tema muy complicado que no resuelve un solo país y que requiere una colaboración internacional mayor de países de tránsito en Sudamérica y Centroamérica”, destacó.

El experto también añadió que el tema de la migración en México es un tema que podría durar mucho tiempo, sobre todo ante los cambios climáticos y la violencia en la región.

Asimismo, consideró que una de las opciones sería generar condiciones de trabajo en los estados del sureste, pero la cuestión es combinar políticas laborales con las de asilo para que los migrantes logren estabilizarse en alguna zona del país, ello debido a que se prevé que EU mantenga presiones contra México para contener la migración.

“La política de contención no se va a quitar, de alguna forma hay una especie de compromiso, no tan explícito con EU para generar recursos de apoyo”, añadió.

EU reitera que no habrá cambios en política migratoria

México abre la puerta para que haitianos se queden en el país

En medio de la crisis de migrantes varados en la frontera norte y sur de México, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard aseguró que no hay inconveniente en acogerlos siempre y cuando respeten las leyes mexicanas.

“Si tú quieres estar en México respetando las leyes no tendríamos inconveniente, siempre y cuando cumplan los requisitos, pero si es por la fuerza no se podría y si no se quiere estar en México tenemos la obligación de informarles que en EU va a pasar lo que está sucediendo, los van a mandar a su país”, declaró a medios.

El comentario realizado por el canciller, que se da después de que se informó que cientos de migrantes, en su mayoría provenientes de Haití, regresaron a nuestro país, puntualizó que el país puede recibirlos, pero advirtió que la mayoría quiere ir a dicha Nación.

Nosotros estamos ofreciendo todo tipo de soluciones, vía el Instituto Nacional de Migración, algunos han aceptado el refugio en México, yo creo que 15%, más o menos”, detalló.

También precisó que las personas de origen haitiano vienen de Brasil y de Chile, “no vienen de su país ya estaban como refugiados en Brasil y Chile”.

Ayer, por su parte, el secretario del Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Alejandro Mayorkas advirtió en una conferencia de prensa que no habrá permisos especiales para quienes busquen ingresar irregularmente a la Unión Americana.

“Si viene a Estados Unidos ilegalmente, será devuelto... Su viaje no tendrá éxito", afirmó.

El funcionario estadounidense dijo que espera entre uno y tres vuelos diarios de repatriación de regreso a Haití, y agregó que se han desplegado una oleada de 600 agentes fronterizos. (Perla Pineda y Reuters)

maritza.perez@eleconomista.mx