Las drogas sintéticas, como la metanfetamina, que se manufacturan en laboratorios clandestinos en el país se han convertido en una de las principales fuentes de ingresos para los cárteles mexicanos, según reportes de Naciones Unidas; sin embargo, en la actualidad, el aseguramiento de las instalaciones en donde se fabrican dichas drogas va a la baja.

Fue en el sexenio de Enrique Peña cuando inició una tendencia a la baja en el aseguramiento de instalaciones clandestinas de fabricación de drogas.

Entre enero y octubre del 2015, la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) informó del aseguramiento de 157 laboratorios. Para los mismos meses del 2016 fueron 100.

En el periodo equivalente del 2017 se contabilizaron 88; para el año pasado, se tuvieron registros de 53 laboratorios asegurados. Ya en este 2019 el Ejército mexicano tiene registros del aseguramiento de 26 laboratorios.

No obstante, en este primer año del mandato del presidente Andrés Manuel López Obrador es cuando se observa la baja más importante, en el último cuatrienio, en el número de laboratorios de droga asegurados por el Ejército.

Si se comparan las cifras de aseguramiento de laboratorios de este año con el mismo lapso del 2018, hay una reducción de 50.9%; mientras que si se compara este 2019 con los registros del 2015, hay una disminución de 83.4 por ciento.

La metanfetamina

En el Informe Mundial sobre Drogas 2019, realizado por la Organización para las Naciones Unidas (ONU), presentado en junio pasado, se da cuenta sobre la relevancia que ha cobrado la venta de drogas sintéticas para las organizaciones criminales mexicanas.

Según el documento, los cárteles inmiscuidos en el tráfico de drogas sintéticas hacia Estados Unidos son el Cártel Jalisco Nueva Generación, el Cártel de Juárez, el Cártel del Golfo, los Zetas y los Beltrán Leyva.

En el caso de la producción de metanfetamina, la ONU precisó en su informe que los cárteles de la droga han tomado la iniciativa de producir este tipo de droga sintética como una forma de dejar de depender de la cocaína, que es exportada desde América del Sur.

De acuerdo con los registros de la Sedena, desde el 2006 a la fecha, los laboratorios dedicados a la producción de metanfetamina son los de mayor recurrencia en los aseguramientos.

De cada 10 laboratorios de producción de drogas sintéticas asegurados por el Ejército, en nueve se producía metanfetamina según consignan informes de la misma dependencia.

Otro factor que toma en cuenta la ONU en su informe sobre drogas es el aumento en el consumo de metanfetamina en EU, principal mercado de las drogas sintéticas de manufactura mexicana.

[email protected]