Apapachado estuvo el jefe de gobierno, Marcelo Ebrard, con posicionamientos complacientes, aduladores, por parte de las fracciones parlamentarias representadas en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, ante el sexto y último informe de labores.

A las 11:35 arribó el Mandatario capitalino al pleno del recinto legislativo, acompañado por una Comisión de Cortesía.

El pevemista Emiliano Cinta fue el primero en dar la postura de su partido. Reconoció la labor emprendida por el Mandatario en materia de movilidad, privilegiando el transporte público y amigable con el medio ambiente, como la expansión del Metrobús y la creación de la Línea 12 del Metro. La recuperación de espacios públicos, como la Plaza Garibaldi, los corredores Madero y Regina, la inversión en el drenaje profundo que, dijo, evitó un colapso en época de lluvias.

Exaltó su administración, aunque cuestionó superficialmente el desempleo y crecimiento de la economía informal, la cual en la ciudad de México asciende a 30 por ciento. Poca inversión a los mercados públicos y las pymes, generadoras de 70% de los empleos formales, también criticó la no regulación de las marchas para evitar congestionamientos y pérdidas económicas, así como la Constitución Política de la ciudad de México.

El Partido Nueva Alianza en voz de Jorge Gaviño cuestionó el formato del informe, ya que no dio pie a un debate democrático, de réplicas y contrarréplicas, así como las dificultades que existen para abrir un negocio; sin embargo, destacó la expansión de derechos sociales, aciertos en programas de movilidad urbana, cobertura en salud a través del programa Red Ángel, el apoyo a los adultos mayores, madres solteras y jóvenes beneficiarios del programa Prepa Sí.

Oscar Octavio Moguel, del Movimiento Ciudadano, y Miriam Saldaña, del Partido del Trabajo, se condujeron bajo el mismo tenor, destacando las políticas y los programas emanados de la administración central.

Quien lanzó un par de ganchos al hígado fue el panista Federico Döring, quien comentó que el DF es uno de los peor evaluados en transparencia y rendición de cuentas, gran corrupción en diversas dependencias, un transporte ineficiente, crecimiento de la informalidad por falta de empleos bien remunerados y aunque refirió que no se ha disparado los índices delictivos, la inseguridad es un tema que más preocupa a los citadinos.

En su oportunidad, el Jefe de Gobierno aseguró que su administración cumplió en materia de derechos humanos, transporte, acción climática, salud, por lo que afirmó que la ciudad dejó de ser el patito feo a nivel internacional.

Asimismo, entregó una iniciativa a la ALDF con la que se busca que sea obligatorio la aplicación de un examen médico, por lo menos una vez al año, a los capitalinos.

Entre los asistentes destacaron el gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, los mandatarios electos de Tabasco y Morelos, Arturo Núñez y Graco Ramírez, respectivamente. Los ausentes fueron Eruviel Ávila, gobernador del Edomex, y el jefe de gobierno electo, Miguel Ángel Mancera.

[email protected]