A seis meses del tiempo límite para la entrada en vigor de la operación del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP) de corte acusatorio en las 32 entidades, es un objetivo lejano a cumplirse y parece más una simulación, opinó el Centro de Investigación para el Desarrollo AC (CIDAC).

De acuerdo con el think tank, las deficiencias son en parte resultado de la ausencia de una planeación integral que, desde el comienzo, debió trazarse en una estrategia nacional.

En cambio, el 18 de junio del 2008 iniciaron 33 procesos de transformación paralelos pero desarticulados, lo cual derivó en 33 escenarios distintos en las entidades y en la Federación.

El CIDAC apunta que algunas entidades aprovecharon los recursos disponibles para intentar una transformación, mientras que otras entidades simplemente optaron por ignorarla.

En el caso de la Federación, abunda el centro de investigación, los esfuerzos comenzaron ya muy avanzado el proceso nacional. Apenas a finales del 2014 se inició operaciones en Puebla y Durango y prácticamente la mitad del país comenzará a operar el sistema acusatorio a nivel federal en el 2016.

Al carecer de una ruta crítica nacional, las entidades comenzaron procesos de improvisación y entraron en una dinámica de prueba y error que persiste hasta advierte el CIDAC.

[email protected]