La Procuraduría General de la República identificó ayer a un menor de edad que había sido sustraído ilegalmente por una banda de tratantes de menores del Centro de Adaptación e Integración Familiar AC (CAIFAC), en Monterrey, Nuevo León, enviado para ser ocultado en Saltillo, Coahuila.

El menor de edad, de quien se omitió nombre por su protección, es parte de la investigación de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de Casitas del Sur y sus filiales, de donde desaparecieron 14 menores de edad.

Según el Agente del Ministerio Público de la Federación, el menor se encontraba reportado como desaparecido y luego de ser ubicado se le realizaron pruebas de ADN para confirmar el parentesco con su madre.

Personal de la Procuraduría de la Defensa del Menor y la Familia de Nuevo León estableció contacto con la SIEDO, al recibir al menor de edad, que refirió haber escapado de una casa en Saltillo, donde lo mantenían encerrado luego de haber sido sustraído del CAIFAC en Monterrey.

La dependencia de procuración de justicia realizó un cateo en el domicilio referido en Saltillo, el cual se encontró deshabitado.

La dependencia agregó: Mientras se realizan las gestiones legales correspondientes para que el menor sea devuelto a su familia, se le brindará apoyo psicológico especializado , con el fin de que sea entregado en buenas condiciones físicas y mentales a sus familiares.

La indagatoria sobre la investigación de Casitas del Sur y filiales inició en el 2009 con motivo de una denuncia ciudadana recibida en la SIEDO por la desaparición de una docena de menores de edad de dicha casa-hogar, que había sido constituida como asociación civil y con razón social de Reintegración Social, como pantalla.

[email protected]