En el Guerrero fueron descubiertos 16 cuerpos apilados en una camioneta de redilas abandonada sobre la carretera donde se unen la entrada y salida de los municipios de Coyuca de Catalán y Ajuchitlán del Progreso.

La Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero (PGJEG) fue alertada a las 7 de la mañana de ayer, cuando se reportó vía telefónica que el vehículo estaba abandonado en la zona mencionada con varios cuerpos en la caja, por lo que se movilizaron las corporaciones policiacas municipal y estatal, así como el Ejército y fuerzas federales.

Al sitio, en la zona conocida como Tierra Caliente, llegaron varias cuadrillas de elementos judiciales, el Ministerio Público del fuero común y peritos, quienes protegieron la escena del crimen y preservaron las evidencias para que fueran levantadas por los especialistas.

La PGJEG presume que los cuerpos pertenecen a personas originarias de Michoacán y que su asesinato fue producto de un enfrentamiento.

En la camioneta se encontraron pintas alusivas a La Familia Michoacana.

En la zona hubo una fuerte movilización con la finalidad de buscar indicios para ubicar hacia dónde huyeron los responsables.

La Procuraduría estatal ha solicitado, a través del acuerdo de colaboración de la Conferencia Nacional de Procuradores, a la Procuraduría de Justicia del Estado de Michoacán su respaldo para identificar los cadáveres, que no tenían documento.

Los cuerpos fueron trasladados al Servicio Médico Forense de Iguala, Guerrero, por el ser el más cercano y mejor equipado para hacer la necropsia.

rtorres@eleconomista.com.mx