A pesar de los logros alcanzados en el país durante los 12 años que gobernó el PAN a nivel federal, no se logró un cambio de régimen que acabara con las estructuras clientelares y corporativistas del PRI. Asimismo, una falta de estrategia eficaz provocó un incremento en los niveles de violencia, reconoció el aspirante a la candidatura presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya.

En un acto celebrado en el salón Olmeca 4 del el World Trade Center, en la Ciudad de México, ante centenares de militantes panistas, la dirigencia del PRD y Movimiento Ciudadano, Ricardo Anaya, quien presentó su renuncia el sábado como dirigente del PAN, expuso que los niveles de seguridad y empleo durante la administración en curso han ido en picada.

Ante ello, “México requiere un cambio de la mayor profundidad estructural, pero también digámoslo con toda claridad, no cualquier cambio”, declaró el aspirante a encabezar la elección presidencial por el frente político integrado por el PAN, PRD y MC.

Recibido al filo de las 12:30 por gobernadores y dirigentes de las tres fuerzas políticas, así como por militantes del PAN con banderas de su partido en mano, Anaya expuso las debilidades y fortalezas de los anteriores gobiernos panistas.

Abundó en que si bien existieron avances importantes durante el sexenio de Vicente Fox, como la reforma en materia de transparencia y acceso a la información: “seamos francos y hagámonos cargo de esta circunstancia: no cambiamos el régimen, no hicimos lo que Efraín González Morfín (ideólogo del PAN) llamaba un cambio democrático de estructuras.

“Cambiaron algunas cosas en la superficie del iceberg, sí, sintámonos orgullosos de esos avances. Pero también asumamos con seriedad y responsabilidad que las estructuras profundas del sistema priista, quedaron prácticamente intactas”, remató y señaló como ejemplo el supuesto desvío de más de 1,000 millones de pesos de Petróleos Mexicanos para campañas del PRI.

Anaya también habló del desempeño de la administración de Felipe Calderón la cual, dijo, entregó a la exlideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo, el control de la educación pública del país, al nombrar a su yerno Fernando González como subsecretario de Educación Básica.

“Y también hay que decirlo, de buena fe, con rectitud e intención, pero sin una estrategia clara y eficaz, se disparó la violencia hasta alcanzar niveles insospechados”, apuntó.

Ante ello, insistió en la necesidad de un cambio de régimen para el país. Sin embargo, aseveró que este cambio no puede estar basado en un regreso al pasado, como lo sería con Andrés Manuel López Obrador, cuyas ideas tildó como“obsoletas y fracasadas”.

CONCRETARSE, EL ACIERTO

Para especialistas en democracia y mercadotecnia política, la alianza entre el PRD, PAN y Movimiento Ciudadano llega con la fuerza para competir.

El presidente de Consulta Mitofsky, Roy Campos, exhibió que durante 10 días Ricardo Anaya desapareció mediáticamente sin reaccionar al destape del PRI y la propuesta de amnistía a narcotraficantes por parte de López Obrador, para luego ocupar los reflectores.

“Justo lo hacen para que el lunes (hoy), el tema sea Ricardo Anaya. Ellos prepararon un buen lanzamiento de su candidatura, de su Frente (...) sí llegan con nivel competitivo electoralmente”, indicó.

Por su parte, el investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Nicolás Loza Otero, señaló que pese a que el aspirante de la alianza se perfila por Anaya, un político y no un candidato apartidista; ya hay un acierto, que la alianza finalmente se concretara.

“Las últimas dos semanas el panorama del frente fue frío, pero en estos últimos días, finalmente el Frente se concretó y eso es un impulso que vamos a ver hasta dónde alcanza”, dijo.