El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, reiteró su ofrecimiento de dar perdón y “amnistía política” a quienes cometieron actos de corrupción en el pasado. Afirmó que no abrirá expedientes contra los ex presidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, quienes fueron señalados por la defensa del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, de recibir supuestos sobornos.

“Pienso que es lo que más conviene al país, esta amnistía política, así pienso que hacia adelante, cero impunidad, cero corrupción, que no se perdone a nadie”, sostuvo.

Sin embargo, Obrador no descartó que a partir del 1 de diciembre pueda haber una “presión interna” para enjuiciar a ex presidentes, situación que –dijo- analizaría. “Puede haber esta presión interna, los ciudadanos tienen la última palabra, vamos a esperar”, aseveró.

Entrevistado en Imagen Televisión, el próximo mandatario del país ofreció “amor y paz” a los ex presidentes, incluido Felipe Calderón, a quien dijo que le no impediría iniciar la construcción de un nuevo partido político.

López Obrador reiteró que en su gobierno no encabezará persecuciones contra opositores, porque ello le consumiría tiempo de gestión.

Indicó que no abrirá expedientes contra los ex presidentes Calderón y Peña Nieto, a pesar de un sector que votó por él se lo demande. “No le hace, no me importa”, afirmó.

Consideró que abrir expedientes contra los ex presidentes, “nos llevaría a una confrontación permanente como país”.

“Estoy seguro que ellos (sus seguidores) van a entender que lo más importante es acabar con la corrupción, que iniciemos una etapa nueva, no es mi fuerte la venganza”, aseveró.

“No vamos a perseguir a nadie, los que tengan juicios abiertos la autoridad competente que resuelva, pero nosotros no vamos a llevar a cabo una persecución. (...) No es mi fuerte la venganza, no tengo enemigos ni quiero tenerlos, tengo adversarios. Amor y paz, con Felipe Calderón, con todos.  Necesitamos sacar adelante a nuestro querido México”, añadió.

Consultas serán legales

López Obrador ofreció nuevamente que las consultas ciudadanas a las que convoque, serán legales, y organizadas por el INE.

Reiteró que propondrá una reforma constitucional para quitar candidatos al instrumento de la consulta popular, a fin de reducir el número de firmas requeridas. Dijo que actualmente es del 2% del padrón electoral, y se podría reducir al 1%, o la mitad, y que el resultado de la consulta sea vinculatoria.