La aparición de conductas delictivas que no figuraban en la realidad nacional como los asesinatos políticos, y la previsión de una tasa de homicidios de 23.97 carpetas por cada 100,000 habitantes para el 2018, presenta un “escenario desfavorecedor” de los últimos 22 años, aseguró Francisco Rivas, director general del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC).

En conferencia, expuso que “la geografía del fenómeno delictivo ha cambiado de tal forma que su incidencia se ha intensificado en la mayoría de las entidades federativas y, en paralelo, han emergido conductas delictivas que no figuraban en la realidad nacional hasta hace algunos años y esta situación es extremadamente preocupante debido a que las cifras oficiales delictivas apenas muestran una porción mínima”.

El director del ONC agregó, que “el homicidio doloso es el referente más claro de que estamos muy lejos de superar la crisis. Entre el 2016 y el 2017 las carpetas de investigación de homicidio doloso y feminicidios crecieron 22%; a partir de dichas cifras, el 2017 se convirtió en el año en el que la violencia le ha costado más vidas a la sociedad mexicana, en el 2017 la tasa de homicidios dolosos fue de 23.8 por cada 100,000 habitantes”.

Mientras que en el 2011, era de 19.38 y se prevé que “este año, acorde con pronósticos realizados por ONC, el homicidio doloso cerrará el 2018 con una tasa de 23.97 carpetas de investigación por cada 100,000 habitantes, esto evidencia que este ilícito se intensificará, toda vez que la autoridad no ha encontrado u optado por implementar propuestas distintas a las que ya han sido probadas frente a la delincuencia y la violencia”, dijo.

Agregó Francisco Rivas que “a más de una década que dio inicio a una estrategia diferente para enfrentar la delincuencia y violencia, los homicidios dolosos así como otras conductas delictivas se extendieron a gran parte de los estados, por lo que dejó de ser un problema focalizado” en ciertas entidades o donde se ubicaban principalmente a las organizaciones criminales.

[email protected]