La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) se encuentra en alerta, luego de detectar que del total de avisos que ha recibido de empresas que operan activos virtuales, como el bitcoin, más de 90% proviene del estado de Jalisco, territorio que domina el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

“Tenemos que 95% de estos avisos de adquisición de activos virtuales, proviene del estado de Jalisco, es algo que tenemos que estar revisando de manera cotidiana para dar una explicación sobre ello”, detalló Santiago Nieto Castillo, titular de la UIF.

En septiembre pasado, cuando el funcionario presentó la segunda Evaluación Nacional de Riesgos, informó que dicha instancia había recibido cerca de 2,400 avisos de empresas operadoras de activos virtuales, mismos que ayudaron a detectar dos casos de lavado de dinero, uno relacionado con trata de personas y otro con ciberdelitos.

Nieto Castillo comentó que si bien las autoridades financieras no han reconocido a estos activos como una moneda oficial, lo que sí se estableció es que las operaciones con estos instrumentos fueran consideradas como actividades vulnerables en materia de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo.

Las empresas que comercialicen de manera habitual y profesional el intercambio de activos virtuales deben de estar dadas de alta ante el Servicio de Administración Tributaria para enviar información cuando el monto de sus operaciones rebase los 56,000 pesos y así la UIF pueda investigar si se tiene una relación de lavado de dinero.

Estados Unidos ha advertido que los cárteles mexicanos comienzan a usar más operaciones con criptomonedas para blanquear sus ganancias.

“Se tiene que combatir a la delincuencia desde el sicariato, desde el narcomenudista, pero también en sus estructuras financieras”, dijo Nieto.

politica@eleconomista.mx