A casi tres meses de la entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal Acusatorio en todo el país, 750 elementos de la Policía Bancaria e Industrial iniciaron sus labores como agentes de seguridad procesal’’ en las salas de Audiencia para Juicios Orales del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México, que se ubican en los centros de Readaptación Social capitalinos.

Con ese número de elementos se llevó a cabo una audiencia en el Reclusorio Sur y así será la forma en que operarán para cumplir con las normas establecidas y vigilar la seguridad en el acceso principal, galeras, traslados, aduana y las propias salas de audiencia en los centros penitenciarios y prevenir cualquier intento de fuga, como la perpetrada por Roberto Sánchez Ramírez, el Fugas.

La PBI, adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública de la Ciudad de México, precisó que desde el pasado 18 de junio se inició el traslado y custodia de imputados a bordo de unidades especiales hacia el interior de las salas de juicios orales, donde son vigilados los vinculados a proceso por delitos graves, procurando no violentar sus derechos , como mandata la reforma de justicia penal.

Los 750 elementos, ahora identificados como agentes de seguridad procesal , recibieron capacitación especial en defensa personal, técnicas de conducción de internos, revisiones, ascenso y descenso de vehículos especiales, además de métodos para repeler agresiones, ya sea en el trayecto, en salas de juicios orales o dentro de las instalaciones penitenciarias.

La nueva fuerza especial de la Policía Bancaria e Industrial utilizó los nuevos mecanismos en la primera audiencia celebrada en el Reclusorio Sur y prevé aplicar los protocolos aprendidos en las instalaciones y salas de juicios orales dispuestos por el Tribunal Superior de Justicia capitalino en los demás reclusorios: Norte, Oriente, así como en la Penitenciaría de Santa Martha Acatitla.

rtorres@eleconomista.com.mx