La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) acordó que será el sábado cuando definan en la Asamblea Nacional Representativa si levantan el paro nacional que mantienen desde el 15 de mayo y regresan a clases.

La decisión se tomó la madrugada en asamblea, luego de que la Sección 22 en Oaxaca decidiera retornar a los salones de clase.

El magisterio disidente dio a conocer que como parte de su plan de acción, jueves y viernes, en los estados donde tienen presencia, harán bloqueos en carreteras y cierres de oficinas gubernamentales; mientras que el sábado, previo a la instalación de la asamblea, realizarán una marcha de Los Pinos al Zócalo.

Mientras tanto en Oaxaca, maestros de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) regresaron a los salones de clase, arrancando el ciclo escolar en Nochixtlán, lugar donde un operativo de desalojo implementado por la Policía Federal y estatal, dejó como saldo ocho personas muertas.

En entrevista durante el acto protocolario, Isabel García, representante de la Comisión Política del magisterio disidente, dijo que enviaron a través de la Comisión Nacional de Mediación un emplazamiento al gobierno federal para reinstalar las mesas de diálogo.

Nuestra lucha se va a emprender con mayor fuerza si es que no tenemos respuestas, la abrogación también queda claro que es un paso muy lento y que pusimos sobre la mesa nuestro proyecto pedagógico democrático , advirtió.

Asimismo, dijo que la Sección 22 no permitirá ningún cese en contra de los maestros que participaron en el paro de labores, además de exigir que se restituyan los descuentos aplicados y se descongele la cuenta de banco del magisterio.

De acuerdo con cifras del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, 97.4% de escuelas abrió sus puertas, por lo que prevé que en los siguientes días se normalicen las actividades.