Hay quien piensa que la sensación de inseguridad en México se deriva principalmente del amarillismo de algunos medios de comunicación. Que, efectivamente, hay zonas con mayor criminalidad en el país, pero que no es para tanto (sic). Recientemente el INEGI actualizó los resultados de la Encuesta de Seguridad Pública Urbana, la ENSU. Juzgue usted, con datos.

Entre otros temas, esta medición nos habla sobre qué tan inseguros nos sentimos en los lugares donde vivimos. Esto es muy importante, primero, porque influye en nuestra paz individual y, entre otros motivos, porque determina comportamientos sociales clave. Me refiero a si salimos más o menos de casa, al uso cajeros automáticos, a si compro o uso objetos de valor. Es decir, rutinas que impactan la vida social, política y económica del país. Y que, en este tiempo, se conjugan con una pandemia.

Para junio de 2021, casi 67 de cada 100 mexicanos consideraron que vivir en su ciudad es inseguro. El número sigue alarmando, aunque también hay que considerar que se trata de una percepción que en general ha venido en descenso desde marzo del 2018, momento en el que tuvo —hasta ahora— su pico más alto. La percepción de inseguridad continúa siendo mayor en las mujeres…por algo será.

Las ciudades donde más personas perciben inseguridad fueron Fresnillo, Cancún, Ecatepec, Coatzacoalcos, Naucalpan y Tonalá. Por otro lado, las ciudades con menor percepción de inseguridad fueron: San Pedro Garza García, Tampico, Los Cabos, San Nicolás de los Garza, Mérida y Piedras Negras.

Otra de las preguntas clave de este estudio es cómo nos vemos hacia adelante. ¿Nos irá peor? ¿Estaremos mejor? Evidentemente no tenemos una bolita mágica, pero tenemos la opinión de los encuestados sobre cómo suponen la seguridad en los próximos 12 meses. 35 de cada 100 piensan que seguirá igual de mal y casi un cuarto de la población piensa que empeorará. Son la mayoría. Aunque, al compararlo con la medición del trimestre anterior, más ciudadanos estiman que los resultados en materia de seguridad dentro de un año serán más positivos.

Un factor clave respecto a la inseguridad radica en comprender qué factores influyen para que aumente o disminuya la percepción de inseguridad. Entre ellos están: atestiguar el delito o conductas antisociales en la calle, como consumo de drogas, alcohol o pandillerismo; asaltos, disparos, las condiciones de la zona; por ejemplo si está sucia o grafiteada, si tiene iluminación. Sobre eso también pregunta la ENSU y, de ellos, seleccioné tres indicadores.

Casi 54 de cada 100 dicen haber visto o escuchado en los alrededores de su vivienda robos o asaltos en la calle. Y 38 de cada 100 dicen lo mismo sobre venta o consumo de drogas y sobre disparos frecuentes con armas. Y mira que la misma encuesta nos dice que las personas sí están saliendo de sus casas. La mitad de los encuestados señala que sale diario, 12 de cada 100 salen de 4 a 6 veces por semana y 27 de cada 100 dicen salir de 1 a 3 veces por semana.

Ante este panorama, me parece que si tomas las conductas delictivas que se atestiguan o se escuchan alrededor de las viviendas y las comparas con la sensación de inseguridad que reportamos, le diría que a los mexicanos no nos asusta cualquier cosa, cualquier delito. Creo que hay muchos países que, con menos delitos atestiguados en su entorno, serían más sensibles a sentirse inseguros.

@VicenteAmador

Vicente Amador

Maestro en Comunicación

Historias que se cuentan

Consultor de Comunicación, Asuntos Públicos y Estrategia Política.

Lee más de este autor