Alguien sabe dónde andan los inteligentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN) en Guerrero, Michoacán o Oaxaca, entidades que siguen siendo tierra caliente por protestas sobre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa en Iguala o los rabiosos integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG), sin que se haya avisado a los soldados de la XXXV Zona Militar, donde hubo varias zacapelas.

Aceptamos el dolor, desesperanza y tirria de los deudos y simpatizantes contra las autoridades federales, pero ir a la zona castrense con el argumento que ahí están enterrados los restos de algunos estudiantes rurales desaparecidos o quién informó a los de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), donde había fosas clandestinas con cuerpos en Iguala, Cocula, Chilapa y Zitlala.

Municipios en los cuales de acuerdo al conteo de la UPOEG han ayudado’’ encontrar a personal de la Procuraduría General de la República (PGR) y secretarías de la Defensa Nacional (SEDENA) o Marina Armada de México (SEMAR), unas 70 fosas que se presume, no se ha oficializado, el hallazgo de cadáveres o restos óseos de 89 cuerpos desde los lamentables hechos de Iguala. Eso no se puede entender.

Esa labor de inteligencia debiera ser facultad del CISEN, para eso fueron reintegrados algunos antiguos sabuesos al organismo de seguridad nacional, que lamentablemente desmantelaron’’ los expresidentes surgidos del Partido Acción Nacional (PAN): Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, quienes sentían desprecio por el mismo al haber sido el brazo espía’’ de políticos opositores, movimientos sociales y guerrilla durante los sexenios priístas anteriores.

Lo que sí sabe es que anda los del CISEN, persiguiendo al exempresario de origen argentino Carlos Ahumada Kurtz hasta la capital de esa nación sudamericana, Buenos Aires, según él mismo denunció y que fue amenazado’’ por quien se ha identificado como Raúl Hiram Valadez, si no retiraba la demanda contra la experredista hoy flamante secretaria de Desarrollo Social (SEDESOL), Rosario Robles Berlanga.

Para aquellos que tienen memoria, recuerdan el gran idilio Ahumada Kurtz-Robles Berlanga que concluyó en tragedia de los videoescándalos’’ de René Bejarano y Carlos Imaz, que llenaron bolsas y portafolios de miles de dólares para la causa democrática del PRD’’, que concluyó en ruptura tras ser preso y después denunció haber prestado 530 millones al partido del sol azteca hace más de 10 años, que aún no le son devueltos.

Y aún más, Ahumada Kurtz vinculó a otro personaje de tristes recuerdos para los negro-amarillos, Emilio Zabadúa uno de los más cercanos colaboradores actuales de Robles Berlanga en la SEDESOL, cargo al que fue invitada por el actual presidente Enrique Peña Nieto surgido del Partido Revolucionario Institucional (PRI), instituto político donde la mencionada también tuvo sus amores políticos.

La interrogante, es por qué ir tan lejos para solucionar un problema político’’ claro, cuando el Llano en Llamas’’ como decía Juan Rulfo, se encuentra en territorio mexicano de las tres entidades mencionadas, lo que ocurre en Oaxaca por otros maestros’’ de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), también están echando gasolina al fuego a menos de cinco meses de una justa electoral intermedia.

COMMODATO

Otra del PRD. Vamos a ver si la dignidad’’ democrática-anticorrupción expuesta por Armando Ríos Peter, quien declino competir en las internas pese a que iba punteando según él, para pelear la gubernatura del incendiado estado de Guerrero es real y la promesa que no abandonará su partido. Ojalá no vaya a salir: ¡Eres turquesa: a huevo!