La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) dio a conocer su reporte denominado Panorama Social de América Latina 2017, con un enfoque de los sistemas de pensiones en la región. Retomando este documento, nos enfocaremos en las modificaciones que han sufrido algunos de los sistemas de pensiones en América Latina (AL).

De acuerdo con la comisión, en los últimos 36 años, los diversos sistemas de pensiones en AL han sufrido diversas modificaciones. Dichas modificaciones han tenido como consecuencia importantes cambios económicos, sociales y políticos.

La Cepal plantea que es necesario realizar evaluaciones a los sistemas de pensiones, de tal forma que permitan conocer su desempeño en el tiempo. Las evaluaciones pueden ser desde básicas hasta integrales, dependiendo del objetivo que se persiga. Son tres las cuestiones que se deben responder al realizar una evaluación básica de cualquier sistema de pensiones:

  1. ¿Cuál es la cobertura del sistema de pensiones?
  2. ¿Son suficientes los beneficios del sistema de pensiones?
  3. ¿A qué costo se alcanzan la cobertura y los beneficios entregados?

El análisis de una evaluación de un sistema de pensiones ha llevado en diversos casos en América Latina a realizar reformas paramétricas y estructurales en sus sistemas. Sin embargo, antes de llevar a cabo reformas previsionales, es necesario hacer un análisis integral del sistema de pensión.

Proyectos de reformas recientes

Durante el 2017, en AL cinco países en particular han llamado la atención por sus propuestas de reforma. En Costa Rica y Perú se debaten los desafíos y cambios necesarios en los sistemas de pensiones. Por su parte, Brasil y Chile han enviado proyectos de ley de reforma previsional a los congresos nacionales, mientras que en El Salvador se ha aprobado una reforma del sistema de pensiones.

En Brasil se discute un proyecto de ley de reforma paramétrica del sistema público. No se han realizado reformas estructurales, pero sí paramétricas, al sistema de pensiones previamente y se mantiene un modelo público de reparto.

En El Salvador, en 1998 se realizó una reforma estructural del sistema de pensiones, con características similares al sistema de pensiones chileno. En el 2017, se realizó una reforma en donde se mantiene el sistema de capitalización con algunas modificaciones.

En agosto del 2017, en Chile se envió una propuesta de reforma al Congreso Nacional, la cual incluye la responsabilidad de la administración de una parte del sistema de pensiones a cargo del Estado, el aumento de la tasa de cotización de 10 a 15% y la creación del ahorro colectivo, así como perfeccionar y regular el actual sistema de capitalización individual.

Con estos antecedentes, se considera necesario plantear la evaluación del sistema de pensiones mexicano, con el objetivo de mejorar los beneficios que actualmente reciben los pensionados. Se pueden aprovechar las experiencias en este sentido de otros países de América Latina que disponen de un sistema de pensiones similares al mexicano, de tal manera que nos ayude a encaminar las propuestas para el caso de México.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org