Los anuncios del Gobierno mexicano sobre el plan de vacunación anticovid que plantea nuevas estructuras con “brigadas correcaminos”, nuevas figuras de coordinadores estatales y plantillas pseudoelectorales de los llamados “siervos de la nación”, a nadie tranquilizan. Y menos a quienes laboran dentro del sector de atención médica.

Aquella promesa de que en febrero se terminará de vacunar a todo el personal de salud no tiene sustento. Aun cuando llegaran suficientes vacunas -que no es así-, el sistema no tiene manera de concretarlo sencillamente porque no hay una estrategia certera ni criterios concretos en base a los cuales se reparten las dosis para médicos, enfermeras y demás personal de salud en el territorio nacional.

Por eso tampoco tranquilizó el reciente anuncio de AMLO de que gobernadores y empresas podrán comprar la vacuna, y más bien parece que con eso el Gobierno federal se lava las manos dando el mensaje de que cada quien se rasque con sus propias uñas. Lo que debió precisar es cómo el sector privado puede y debe contribuir y adherirse en forma ordenada al plan de vacunación. La realidad es que hay incertidumbre y nerviosismo entre directivos de hospitales, clínicas y demás instituciones médicas del sector público que de por sí vienen enfrentando carencia de insumos básicos desde hace meses. Está por terminar enero y no conocen los criterios o reglas en base a los cuales será la aplicación de inmunizaciones para su personal.

Directores generales de hospitales públicos -que no pueden hablar abiertamente pues se arriesgan a perder su empleo- nos comparten que la llegada de vacunas hasta ahora ha sido irregular y sin una base que les permita organizarse. A los hospitales que les han llegado vacunas les avisan con 24-36 horas de anticipación que se preparen con hielera de 45 litros pero sin decirles cuántos viales recibirán. Hay hospitales Covid que no han recibido una sola vacuna, y en cambio otros que sin atender Covid ya incluso les enviaron dosis de más. Está el caso de un hospital en el norte del país que opera apenas 10 camas y recibió 700 vacunas. U otro en Tamaulipas con 350 empleados que recibió 600 vacunas, y sus directivos encontraron cómo aprovecharlas. Otro hospital recibió vacunas suficientes para todo su personal y las aplicó de inmediato a todos, no sólo a quienes atienden Covid.

Para los hospitales privados la situación está peor. En varios estados no han recibido una sola vacuna, provocando gran malestar entre su personal que se siente ignorado cuando también han estado al frente de batalla contra Covid. Y ese malestar se convierte en profunda frustración cuando escuchan que 12,000 dosis de vacunas se fueron para maestros de Campeche y que sí hay vacunas para los “siervos de la nación” quienes no arriesgan su vida todos los días atendiendo pacientes Covid.

¿Qué esta pasando? No se entiende. Pero este caos se puede explicar con el hecho de que no hay quien encabece el Plan Nacional de Vacunación Covid.

Quien era ubicada como la posible responsable, la titular de Censia, recién renunció, y sigue sin definirse quién es entonces el coordinador nacional. ¿Será que nadie quiere hacerse cargo? En las conferencias los voceros hablan de que es un operativo del Gobierno de México en su conjunto, que participan múltiples instituciones; la realidad: es un programa sin titular, sin cabeza responsable, sin estrategia certera y, por ende, sin criterios de asignación.

Si para el personal de salud -que es un sector muy específico y contando con un solo tipo de vacuna- está siendo tan difícil lograr una logística de vacunación ordenada, qué se puede esperar cuando lleguen los esperados millones de dosis de Astra Zéneca y el proceso se extienda al resto de la población…

maribel.coronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor