El estado de Baja California Sur tiene una extensión de 73,971 Km2, 3.8% del territorio nacional; cuenta con una población de 788,119 habitantes, de los cuales 13.9% se ubica en el sector rural, y su clima va de muy seco a templado subhúmedo

La temperatura media anual de la entidad es de 24.3 °C, con máximas promedio de 30.6 °C en junio y julio, y picos de temperatura superiores a 35°C, con precipitación media anual de 163 milímetros. Estas condiciones climatológicas aunadas a una eficiente regulación sanitaria para el sector agropecuario y un sistema de irrigación a través de pozos profundos con tecnología en su totalidad a través de riego por goteo, le permiten al estado tener una vocación productiva agrícola de exportación.

Baja California Sur participó en el 2018 con 0.9% del PIB agropecuario nacional, sumando 5,131 millones de pesos.

Los cultivos y actividad ganadera son variados. La actividad agrícola se ubica principalmente al norte del estado, en los valles de Santo Domingo y Vizcaíno, en los municipios de Comondú y Mulegé, respectivamente. La superficie agrícola del estado es de aproximadamente 37,925 hectáreas administradas por un distrito de riego, y se destina para producir hortalizas como jitomate, chile, espárrago, calabaza, coles y lechugas, así como frutales (naranja e higo), tubérculos (papa) y granos (garbanzo, maíz y trigo), principalmente.

Estos cultivos se producen en condiciones inocuas y de alta calidad, con un alto porcentaje de producción orgánica, lo que facilita su comercialización en los mercados internacionales, satisfaciendo los estándares demandados por la industria agroalimentaria.

Al sur del estado, en los municipios de Los Cabos y La Paz, se producen hierbas aromáticas, como albahaca, chives, tarragón, romero, menta, tomillo, salvia y orégano, en su mayoría para exportación.

La superficie destinada a la explotación ganadera comprende una extensión de más de 4.7 millones de hectáreas de terrenos de uso ganadero; cuenta con un inventario de más de 330,000 cabezas de ganado bovino, caprino, porcino y ovino, mismas que se sacrifican en diversos rastros municipales y un rastro TIF particular.

Las costas comprenden 2,131 km de litoral, en donde se pescan especies como langosta, almeja, camarón, cabrilla, guachinango y sardina, entre otras, y se producen también camarón y otras especies mediante acuacultura intensiva y maricultura.

En este contexto, los productores de Baja California Sur han aprovechado las oportunidades de negocio que brindan los mercados agroalimentarios nacional e internacional, donde es necesario continuar maximizando la eficiencia de los procesos productivos, el uso responsable de los recursos naturales, la responsabilidad social, la modernización y la ampliación de la capacidad instalada de sus activos productivos, así como contar con servicios financieros que complementen sus necesidades de inversión.

Para contribuir a que cada vez más proyectos productivos puedan hacer uso de los servicios financieros que se requieren para generar empleo y desarrollo en el estado, FIRA, a través de la banca de primer piso, representa un aliado de negocio para  productores y empresarios en el desarrollo de sus proyectos, ya que brinda soluciones financieras y tecnológicas a las diversas necesidades que éstos presentan.

En la próxima entrega, comentaremos las acciones que las empresas de Baja California Sur están realizando para lograr su modernización productiva con apoyo de FIRA, conjunto de fideicomisos originados en el Banco de México para impulsar el desarrollo del sector agroalimentario y el medio rural.

*Mario Corona Albarrán es residente estatal de FIRA en Baja California Sur. La opinión aquí expresada es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.