México es el primer productor a nivel mundial de cebolla en fresco con más de 1.4 millones de toneladas por año. Sin embargo, China es el principal productor de cebolla deshidratada para la industria con una producción de 18 millones de toneladas por año.

En México, el cultivo de cebolla representa la quinta hortaliza más importante. Para el 2011, se cosecharon 47,200 hectáreas, con una producción de casi las 1.4 millones de toneladas. Las exportaciones para este mismo año fueron del orden de las 303,500 toneladas, correspondiendo 89% al mercado estadounidense que equivale a 19.5% de la producción nacional.

La producción mexicana concentra 95% en Chihuahua; Tamaulipas; Michoacán; Baja California; Guanajuato; Zacatecas; Morelos; Puebla; San Luis Potosí; Jalisco, y Sonora, destinándose 85% de la producción en fresco para consumo nacional, 12% para industrialización (sazonada, aderezada, en hojuelas, deshidratada, granulada, picada o rebanada), y 3% restante para elaborar aceites.

En siete entidades, se concentra 74% de la producción nacional de cebolla, (Tamaulipas; Chihuahua; Zacatecas; Baja California; Michoacán, y Guanajuato), que representan en conjunto 70% de la superficie nacional sembrada.

El cultivo de cebolla se siembra tanto en los ciclos otoño-invierno (OI), como primavera-verano (PV), bajo el régimen de riego, 80% de superficie sembrada, y, bajo condiciones de temporal, 20%, lo cual permite que la oferta de este producto en fresco se dé todo el año.

Sin embargo, en los meses de marzo a junio, se concentra 81% de producción de ciclo OI cercana a las 700,000 toneladas, mientras que 91% de la producción de ciclo PV, cercana a las 600,000 toneladas, se concentra en el periodo de agosto a enero. Los meses de febrero y julio son los de menor producción en el año.

De la producción nacional, 90% corresponde a cebolla blanca; 7%, morada, y 3%, amarilla. De la producción, 88% se destina al consumo en fresco y 12% para industrialización (sazonada, aderezada, en hojuelas, deshidratada, granulada, picada o rebanada).

Esta hortaliza es uno de los ingredientes más versátiles de la cocina mexicana, pues su sabor adereza ensaladas, salsas, sopas, carnes y un sin fin de preparaciones. Una familia de cuatro personas consume al menos un kilogramo de cebolla a la semana, lo que significa un consumo per cápita de 12 kilos.

Entre el 2011 y el 2012, en FIRA, se ha canalizado un importe de financiamiento a esta cadena productiva de 250 millones de pesos, correspondiendo 83% a crédito de avío y 17% al crédito refaccionario. ?

*Miguel Gerardo Ochoa Neira es subdirector de Evaluación Sectorial en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]