Cada día que pasa sin que UNOPS dé finalmente el banderazo de arranque de la megalicitación internacional de medicamentos, se eleva la angustia para quienes están en el sector salud y conocen los complejos procesos farmacéuticos y la hoy estropeada cadena de suministro.

Entre más se tarde, mayor riesgo hay de que el desabasto se agrave seriamente en los primeros meses del 2021. Conforme el calendario de UNOPS, el proceso de licitación debió haber iniciado entre el 16 y 31 de octubre. Llegó noviembre, ya está por acabar y no se emite esa esperada convocatoria.

Si para 2020 hubo atrasos y se generó gran caos en el primer trimestre, para este 2021 la cosa pinta mucho peor.

Ya sabemos que este mercado funciona bajo pedidos anticipados de mínimo 4 meses. Un problema es que ante la incertidumbre característica por este gobierno, los laboratorios no se han abastecido de materia prima pues necesitan certeza para comprar y no quedarse con costosos inventarios. Aparte, las existencias en China e India de materia prima están muy afectadas por la pandemia y el riesgo es que no respondan con la agilidad de otros años.

Adicionalmente, IMSS, ISSSTE y demás instituciones han ido agotando sus reservas estratégicas de medicamentos y hoy están en niveles históricamente bajos; hay como para 6 semanas cuando en otros años había hasta para 8 meses.

Previendo enormes carencias de arsenal terapéutico, el Gobierno abrió formalmente la opción de extender los contratos del 2020 más allá de diciembre, pero en términos presupuestales es complejo porque las instituciones están muy acotadas por Hacienda. La UNOPS hizo un sondeo para detectar si la industria tiene capacidad de surtir claves críticas entre enero y marzo, pero como se manejan bajo extrema confidencialidad -tal cual lo aceptó Insabi y nuestro Gobierno-, sólo UNOPS sabe qué respuesta lograron. Se espera su segunda sesión informativa el próximo 3 de diciembre.

Conforme este escenario, la peor crisis de desabasto puede presentarse entre mediados de marzo y abril, porque las primeras entregas UNOPS podrían llegar hasta fines de abril. Aparte, la distribución tampoco está claro cómo se resolverá.

Todo este panorama es para el sistema público de salud, pero afectará inevitablemente al mercado privado. Ya se ha visto que ante la carencia, los hospitales públicos resuelven comprando a botepronto y a mayor precio en farmacias.

Si hay sobredemanda en el mercado privado, la distorsión puede generar aumento de precios. Y los volúmenes que maneja sector público siempre pueden distorsionar cualquier segmento privado. El punto es que esto será momentáneo porque cuando lleguen los grandes volúmenes de proveedores extranjeros, entonces los precios se desplomarán. Ese desorden en el mercado privado puede generar otros problemas para los seguros de gastos médicos privados y los no derechohabientes.

Aparte, hay segmentos especialmente sensibles como los de salud mental o sistema nervioso central que hasta ahora en volumen son cubiertos al 90% por las farmacéuticas mexicanas Pisa y Psicofarma. Si siguen inhabilitadas serán inevitables los faltantes de diversos tratamientos psiquiátricos y psico-neurológicos, al menos hasta abril cuando se supone llegarán los extranjeros. De hecho ya lo están viviendo muchos pacientes con trastorno bipolar o depresión que se quedaron sin terapia debido a la carencia de litio a raíz de medidas nada estratégicas como retrasos en Cofepris y sanciones a Psicofarma.

En cambio, un caso ejemplar es el de VIH. Los líderes de organizaciones de pacientes con VIH -especialmente Luis Adrián Quiroz- vieron venir de nuevo el problema pues lo vivieron a inicios de este año. Entonces se pusieron exigentes a tiempo y para VIH hay 5 meses de inventarios. De hecho les están ya entregando tratamiento para 2-3 meses. Pero eso no sucederá con otras enfermedades.

Llega nueva prueba que detecta Covid e Influenza

Nos dicen que el INDRE validó a inicios de este mes la primera prueba PCR que detecta de manera simultánea tanto la infección por Covid19 como la infección de influenza estacional -tanto tipo A como tipo B-, y ayer 24 de noviembre, fue autorizada por el regulador sanitario Cofepris.

Viene de España -de la empresa Vitro- y la mexicana MCD Soluciones Integrales de diagnóstico, de Omar Ruvalcaba, la está introduciendo a México.

Es buena noticia porque dada la semejanza de síntomas, diferenciar influenza de Covid19 es esencial para los médicos que están en la primera línea contra la pandemia. Y también deberá acelerar el trabajo de laboratorios clínicos, al poder analizar con una sola muestra tres virus diferentes. Además, tiene un sistema llamado control endógeno, lo que valida que la toma de muestra orofaríngea o nasofaríngea sea exitosa y evite falsos negativos.

Nombres de posibles titulares de Cofepris

Ya se mencionan nombres de quienes pueden ocupar el cargo de comisionado federal de de Protección contra Riesgos Sanitarios. Y son tres los que circulan en radio pasillo: El doctor José Santos Preciado, quien hoy funge como secretario del Consejo de Salubridad General; la doctora Alethse De la Torre, titular de Censida, y el doctor Gustavo Oláiz, quien es un reconocido académico en la Facultad de Medicina de la UNAM, dirige el Centro de Investigación en Politicas Sociales y Salud (CIPSS) y fue comisionado de Autorización Sanitaria hace años en Cofepris. Puede ser que en cualquier momento salga humo blanco sobre quién será el próximo titular de Cofepris.

Piden juicio político contra el secretario Alcocer

Los diputados panistas Éctor Ramírez Barba y Adriana Dávila solicitaron al Congreso iniciar juicio político contra el secretario de Salud Jorge Alcocer, exponiendo que los servidores que no cumplen su función deben dejar el puesto, sobretodo cuando es la vida de millones de mexicanos que está en riesgo. Seguro la mayoría de Morena lo impedirá, pero cómo negar que el secretario de Salud ha estado ausente durante la pandemia avalando con su silencio las irresponsabilidades del presidente, como la invitación inicial a salir de casa, abrazarse y negarse a usar cubrebocas en espacios públicos.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor