Uno de los baluartes de las finanzas públicas nacionales es el equilibrio presupuestario. Nuestra Constitución Política dispone que el Estado debe velar por la estabilidad de las finanzas públicas y que los recursos económicos deben ser administrados con eficiencia, eficacia, economía y transparencia.

Lo anterior significa que la estabilidad no es un valor a todo trance sino más bien que el logro de resultados de las políticas públicas debe abordarse en armonía con el equilibrio presupuestario.

La Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria dota a la autoridad de una flexibilidad suficiente para efectuar adecuaciones presupuestarias. Estas son modificaciones permitidas a las estructuras funcionales, programáticas, administrativas y económicas del presupuesto de egresos, siempre y cuando se den los resultados previstos.

Durante el periodo 2013-2018 se registraron diferencias significativas entre el presupuesto ejercido y el presupuesto autorizado por la Cámara de Diputados. Estas diferencias fueron de 6.3% en 2013, de 2.2% en 2014, de 4.7% en 2015, de 12.9% en 2016, de 7.5% en 2017 y de 6.3% en 2018, fueron financiadas con deuda pública.

Los ajustes por medio de adecuamientos presupuestarios están condicionados al mejor cumplimiento de los objetivos, indicadores y metas establecidas para los programas presupuestarios.

Durante 2013-2018 no sólo se incumplió con el presupuesto autorizado por la Cámara. Tampoco se lograron las metas de los programas. Además, se modificó la estructura entre el gasto programable y el gasto no programable. Este último creció, entre otros factores, por el servicio de la deuda y quitó espacio de gasto programable para programas sociales y de infraestructura.

Por ejemplo, durante el 2018 se efectuaron alrededor de 80,000 adecuaciones presupuestarias por un monto de 3.6 billones de pesos, que representa el 69% del presupuesto aprobado por la Cámara de Diputados y el 64% del presupuesto ejercido.

Este problema es grave ya que hacen nugatorias las actividades de programación y presupuesto llevadas a cabo en la integración del Presupuesto de Egresos de la Federación en sus etapas de programación y elaboración a cargo del Ejecutivo Federal y aprobación a cargo de la Cámara de Diputados.

De manera particular, afecta la estructura programática que en términos de la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (en su Artículo 2) se concibe como el conjunto de categorías y elementos programáticos que definen las acciones de los ejecutores de gasto público para alcanzar los objetivos y metas definidas en el PND y en los programas presupuestarios.

La irregularidad en el ajuste de los recursos presupuestarios asignados a la estructura programática ha sido inconsiderada no sólo en términos del presupuesto aprobado sino también a lo largo del ciclo programático presupuestario, ya que produce cambios no programados en el gasto que en cada trimestre afectan el cumplimiento de la misión, los objetivos esperados y las metas programadas.

El lector concordará en que una de las mejores formas de contribuir al crecimiento económico es por medio de un gasto estable que dé certidumbre a la economía.

Agustín Caso Raphael

Economista

Ensayos en Persuasión

Licenciado en Economía por el ITAM y Maestro por la Escuela del Servicio Exterior de Georgetown University, Washington D.C. Profesor Titular de Historia del Análisis Económico en el ITAM desde 1990. En 1976 recibió el Premio Nacional de Economía y su trabajo fue publicado por Editorial Limusa con el título Política Monetaria, Inflación y Crecimiento Económico: El Caso de México. En 2005 publicó el libro Migración y Repatriaciones y en 2010, Trotsky, Viaje hacia el Laberinto.

Por más de 45 años se ha desempeñado en la administración pública nacional e internacional. Inició su desarrollo profesional en el Banco de México. Ha ocupado puestos directivos en el Banamex, Pemex, el Instituto de Acción Urbana e Integración Social (AURIS), la Conasupo, y las Secretarías de Energía, Gobernación y Hacienda y el INEE. Actualmente es Auditor Especial de Desempeño de la Auditoría Superior de la Federación.

Lee más de este autor