La generación del 2021 del Salón de la Fama del Rock será la primera que intente un balance de género entre los artistas celebrados. Tina Turner, Carole King, The Go-Go’s, Foo Fighters, Jay-Z, Todd Rundgren, fueron anunciados este miércoles como los seis artistas que serán celebrados el 30 de octubre en una ceremonia en Cleveland, la ciudad del rock y donde se encuentra el museo de esta siempre polémica institución.

Las artistas celebradas en esta generación son verdaderos parteaguas en nuestra cultura musical. Tina Turner será finalmente reconocida como una de las mejores intérpretes que ha visto el rock en su historia. Aunque ya había sido reconocida en 1991 con su excolaborador Ike Turner, en esta ocasión celebraremos que Tina Turner simplemente es la mejor y fue capaz de reinventar su carrera para convertirse en una superestrella en la era de MTV. Carole King será también reconocida finalmente en su capacidad de intérprete en solitario y esta celebración llega en coincidencia con el 50º aniversario del seminal álbum “Tapestry”, uno de los discos más importantes grabados en el siglo XX.

La incorporación de The Go-Go’s también es un hito histórico, pues ellas formaron la primera banda de rock integrada en su totalidad por mujeres que obtuvo un número 1 de ventas con su debut “The Beauty and The Beat”, que este año celebra 40 años de su lanzamiento. Belinda Carlisle, Kathy Valentine, Jane Wiedlin, Charlotte Caffey y Gina Schock tuvieron profundas conexiones con la escena punk de Los Ángeles de los años ochenta, por donde también se encontraba Pat Smear, miembro de Foo Fighters, otra de las bandas celebradas este año. En una extraña coincidencia con la llegada de Carlisle y Smear, hay un pequeño guiño y reconocimiento a The Germs, una de las bandas más importantes del hardcore ochentero.

El reconocimiento del rapero Jay-Z es la consagración de uno de los productores más importantes de las últimas décadas. Foo Fighters, por su lado, también representa parte de una nueva guardia que será celebrada por ser una de las pocas bandas de rock que tienen la capacidad de seguir llenando estadios en todo el mundo y que han ayudado a preservar un poco de historia musical.

Charley Patton, Kraftwerk, Gil Scott-Heron y LL Cool J recibirán sus propios reconocimientos como importantes influencias en el blues, la música electrónica, el soul, el hip hop, respectivamente, y como pioneros del género. El cuarteto de robots alemán ya había sido nominado previamente.

El tecladista Billy Preston, quien fue colaborador de Little Richard, The Beatles, Joe Cocker o The Rolling Stones, y el virtuoso guitarrista de metal Randy Rhoads, quien brilló en el clásico “Blizzard of Ozz” de Ozzy Osbourne recibirán sus reconocimientos a la excelencia musical.

Clarence Avant, mejor conocido como “El Padrino Negro”, recibirá el premio Ahmet Ertegun por sus aportaciones dentro de la industria musical. Avant fue el responsable de firmar a Bill Withers para la disquera Sussex Records en 1970; Withers en ese momento trabajaba en una fábrica de la industria aeroespacial haciendo excusados. Avant ha ayudado a impulsar las carreras artísticas de una larga lista de personajes de la comunidad afroestadounidense en la música, el cine y la televisión.

El llamado para que el Salón de la Fama del Rock incorpore a más mujeres era una cuestión necesaria y algo a lo que llamaron la atención Janet Jackson y Stevie Nicks en 2019. En la reciente década, el Salón de la Fama del Rock sólo indujo a Whitney Houston, Stevie Nicks, Janet Jackson, Nina Simone, Joan Baez, Joan Jett, Sister Rosetta Tharpe, Linda Ronstadt, Donna Summer, Heart, Laura Nyro, Darlene Love y ABBA. Mientras que el premio Ertegun sólo lo han recibido tres mujeres (una de ellas Carole King).

Los haters dirán que faltan The New York Dolls, Devo o The Replacements y que Iron Maiden es importantísimo, pero también nos falta Kate Bush, The Runaways, Bikini Kill y una larga lista de artistas que se han ganado su lugar en este panteón del rock.

antonio.becerril@eleconomista.mx

Antonio Becerril Romo

Coordinador de operaciones de El Economista en línea

Lee más de este autor