México es un país de carencias, que enfrenta varios retos. El fundamental es lograr mayores tasas de crecimiento, acompañadas de una reducción sustancial en la pobreza y la mejoría en la distribución del ingreso. Sin embargo, los entornos económico, político, social y cultural están cambiando rápidamente, de la mano de transformaciones tecnológicas que impactarán en al menos tres ámbitos:

-Físico, mediante nuevos modelos productivos y de negocios relacionados con la impresión 3D, uso de drones, desarrollo de nuevos materiales, generación y almacenamiento de energía.

-Digital, a través de la inteligencia artificial, el Internet de las Cosas, el blockchain y los modelos colaborativos virtuales.

-Biológico, vía la tecnología genética y la medicina.

Estos fenómenos ya afectan la vida social. Por ejemplo, en el ámbito económico, vemos cambios en la manera en que se producen, se distribuyen, se comercializan y se consumen los bienes y servicios. En lo social, presenciamos modificaciones en las relaciones laborales, la comunicación, el entretenimiento y el acceso y uso de la información. En lo institucional, se viven cambios en la organización gubernamental y en los sistemas de educación, salud, seguridad y transporte.

Está ocurriendo un cambio histórico, de gran calado, que transformará y volverá más complejos los sistemas bajo los cuales opera nuestra sociedad. Este cambio tiene como uno de sus pilares los llamados negocios exponenciales, que afectarán globalmente, aunque de manera diferenciada por países, industrias y segmentos de la población.

Los cambios generan incertidumbre. En los negocios, se acelerará la llamada destrucción creativa, esto es el surgimiento de nuevos productos o modelos de negocio que dejarán obsoletos productos y modos tradicionales de operar de las empresas. Esto evidentemente impactará los ingresos de la gente y la manera en que el excedente social se reparte entre empresarios, empleados y trabajadores. La alta concentración del ingreso y la riqueza en 1% de la población mundial, de la que dan cuenta diversos estudios, tiene como correlativo el cambio en los mercados laborales y, evidentemente, la generación de tensiones sociales y políticas.

A nivel económico y empresarial, ha habido un reacomodo. Los modelos de negocio más exitosos se relacionan con la tecnología digital y las plataformas. Las cinco empresas más valiosas del mundo tienen esa vocación: Amazon, Apple, Facebook, Google y Microsoft. Las discusiones más relevantes de la actualidad en materia económica en el ámbito internacional se relacionan con las plataformas y su posible impacto en la redistribución del ingreso, a grado tal que seguramente serán uno de los principales temas en el próximo proceso de elección presidencial de los EU. El cambio tecnológico impacta directamente en los sujetos de estudio de la economía. En el ámbito de negocios, cambian las maneras en que las empresas se aprovisionan, producen, reclutan y capacitan a su personal, desarrollan relaciones laborales, diseñan nuevos productos, distribuyen y comercializan. Asimismo, las industrias tradicionales se redimensionarán e incluso algunas se transformarán radicalmente o desaparecerán.

El cambio tecnológico conllevará la desaparición o transformación de diversas profesiones y empleos. Actividades como el servicio postal, la operación de equipo industrial, los centros de atención telefónica, las agencias de viajes, la captura de datos, el ensamblado de equipo eléctrico y electrónico y la industria de la impresión podrían disminuir significativamente su presencia. A nivel profesiones, seguramente cambiarán disciplinas como el derecho, la medicina y la contabilidad.

La economía es la más influyente de las ciencias sociales. Por ello, tiene la responsabilidad de estudiar acuciosamente una realidad mucho más compleja que la que había hasta hace pocos años. De otra manera, los economistas no lograremos cumplir con el objetivo de producir soluciones para que la gente viva mejor.

*Socio director de Ockham Economic Consulting, empresa de consultoría especializada en competencia económica, regulación y análisis de mercados.