Más allá de la diferencia en los criterios para definir la cobertura de las telecomunicaciones, lo cierto es que hay una gran cantidad de mexicanos de escasos recursos que no tienen servicios de telefonía móvil e Internet.

La discusión pública se registra en el contexto de la decisión del gobierno de Andrés Manuel López Obrador de cancelar la licitación de la Red Troncal, de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para rehacer las bases de licitación y comenzar de cero.

El jefe del Ejecutivo ha criticado la reforma de telecomunicaciones.

Ha dicho que no se ha alcanzado el objetivo de conectividad a todo el país y fundamentalmente a los más pobres.

Los defensores de la reforma de telecomunicaciones refieren la ampliación de la cobertura en telefonía móvil e Internet, la notable e innegable reducción en los precios de sus servicios, la apertura a nuevos competidores en la radio, la televisión y telefonía.

Y tienen razón. Todo eso se ha logrado.

Pero en lo que también tienen razón los críticos de la reforma de telecomunicaciones —el jefe del Ejecutivo, principalmente— es que hasta ahora, los operadores de los servicios de telecomunicaciones se han enfocado en los centros urbanos y los de mayor población.

Es decir, se han centrado en la rentabilidad, en la cereza del pastel.

A pesar de que en distintas formas se han establecido condicionantes a los operadores para que se cubran poblaciones remotas, el tema sigue siendo una asignatura pendiente.

Troncal, internet gratuito

La licitación de esta Red Troncal incluye 26,000 kilómetros de fibra óptica.

López Obrador busca condicionar su asignación a cambio de que las empresas ganadoras o adjudicadas, como contraprestación, ofrezcan Internet gratuito en carreteras, plazas públicas, hospitales, escuelas y recursos para el mantenimiento de las instalaciones. El objetivo del gobierno obradorista es claro: llegar a todas las poblaciones de escasos recursos, a donde serán dispersados, a través del Programa de Impulso al Sector Financiero, los recursos de los programas sociales.

Diferencias

El presidente de México parte del diagnóstico de que hay en el país un gran atraso en conectividad.

Asegura que sólo 25% del territorio tiene conectividad; que sólo en 25% del país se puede hablar por teléfono móvil; en 75% no hay comunicación, apuntó.

El dato en términos geográficos y territoriales es correcto.

El IFT, presidido por Gabriel Contreras, salió de inmediato a decir que de acuerdo con estándares internacionales la medición se realiza en función de la población y no del territorio. En esos términos, según el organismo regulador, la cobertura nacional de telefonía e internet móvil es de 88.4% del total de la población en 3G y a 84.1% en 4G, al cierre de junio del 2018.

Es evidente que hay una diferencia en la perspectiva sobre el tema. La realidad muestra amplias zonas del territorio nacional semiurbanas y rurales, y millones de mexicanos que están incomunicados.

Terceros, interesados

Comienzan a pronunciarse terceros interesados.

Los empresarios del servicio de televisión por cable están a favor de ampliar cobertura en poblaciones suburbanas y rurales, sin servicio o sin competencia en el transporte de datos y acceso a Internet.

Piden que el servicio de la Red Troncal privilegie la cobertura de tales núcleos. Así lo plantea la Asociación de Telecomunicaciones Independiente de México (ATIM), que da servicio de televisión por cable a 206 poblaciones en 27 estados de la República Mexicana.

El vicepresidente de ese gremio, Salomón Padilla Duarte, se pronunció a favor de que el nuevo gobierno privilegie la cobertura a 12% restante (de 885 cubierto) de la población mexicana, que son los más necesitados y los que requieren con mayor urgencia estos servicios.

El ejecutivo asegura que el mercado ha privilegiado lo macro con la cobertura poblacional, es decir se presta servicio donde hay más habitantes, y falta cubrir las poblaciones donde habitan los más necesitados y los que requieren con mayor urgencia estos servicios.

Complementarias

Bienvenida la Red Troncal, dice Altán —presidida por Bernardo Sepúlveda y Eugenio Galdón como vicepresidente ejecutivo—, operador de la Red Compartida.

Aclara que son diferentes la Red Troncal y la Red Compartida.

Altán es el consorcio que opera la Red Compartida, bajo un esquema de Asociación Público-Privada con el Estado mexicano. La naturaleza y objetivos de las redes Troncal y Compartida —dice— son diferentes.

Mientras la Red Compartida está abocada a desplegar un servicio inalámbrico y móvil de telecomunicaciones.

La Red Troncal estará orientada a proporcionar servicio de cableado fijo. Son redes distintas, aunque complementarias.

Altán no considera a la Red Troncal competencia, sino coadyuvante para cubrir las necesidades de conectividad en el país.

Conclusión

La discusión sobre la medición de la cobertura de los servicios de telecomunicaciones parece más tener una intención política.

Pero sobre la intencionalidad política, la realidad es que todavía hay muchos mexicanos sin esos servicios.

Por otra parte, de acuerdo con el último análisis de The Competitive Intelligence Unit, que encabeza Ernesto Piedras, no sería rentable para ninguna empresa desplegar su cobertura en todo el territorio nacional. La mayor parte no está habitado.

Sería ineficiente para los operadores y un derroche de recursos para el gobierno si éste lo hiciera.

Pero de lo que no hay duda, es que es necesario llegar a la población de más bajos recursos, con servicios de telecomunicaciones.

ATISBOS

RENUNCIA.- El viernes pasado el consejo de administración de Fomento Económico Mexicano (FEMSA) difundió la renuncia de Carlos Salazar Lomelí a su cargo en el consejo de administración de la empresa y a su función de asesor del presidente del propio consejo: José Antonio Fernández Carbajal, para participar en la elección del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, del que ese mismo día resultó electo.

Marco A.Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.