La captura de pulpo resulta para muchos pescadores una buena opción de empleo e ingresos. De acuerdo con el Anuario Estadístico de Pesca 2011, la producción de este molusco el año pasado fue de 27,500 toneladas, cifra que representa el volumen más alto de los últimos seis años. Las entidades en donde destaca la captura de pulpo son Campeche y Yucatán; en conjunto, dichas entidades aportan 92% de la captura de pulpo a nivel nacional.

Cabe mencionar que, durante el periodo 2006-2011, la captura de pulpo presentó una tasa media de crecimiento de 0.28%, es decir, la captura ha sido estable. Sin embargo, los niveles de producción están sujetos a la disponibilidad del producto. De esta forma, existen permisos y periodos establecidos por las autoridades para la captura de pulpo.

Por ejemplo, en el estado de Campeche, el periodo de pesca comprende del 15 de agosto al 15 de diciembre, con un periodo de veda de ocho meses.

En tanto, en el valor de la producción se aprecia una tendencia a la alza. Lo anterior, ante una mayor demanda de producto en mercados nacionales y, sobre todo, en internacionales, como la Unión Europea y Japón.

En particular, el precio por kilogramo de pulpo pagado al productor durante el 2011 se ubicó en 31 pesos, mientras que en el 2010 fue 24 pesos.

Cabe destacar que existen estímulos y sobreprecio por parte de empresas congeladoras y exportadoras que compran el producto a los pescadores.

Entre los principales factores que se premian, se encuentran aspectos de calidad, higiene y tamaño del molusco, pudiendo alcanzar hasta 10% adicional al precio de mercado. Sin embargo, el grueso de los pescadores no realizan buenas prácticas de captura y carecen de un proceso con estándares de calidad e higiene.

Derivado de lo anterior, entre las acciones que podrían mejorar la calidad del molusco y que son factibles de adoptar por el sector pesquero, se encuentran utilizar embarcaciones con motores fuera de borda y que estén acondicionadas con nevera o, en su caso, la adaptación de una que permita una mayor sanidad y calidad del producto y evite procesos de descomposición.

Asimismo, es importante revisar las artes y métodos de pesca para la captura de pulpo. Sin duda, con la implementación de mejores prácticas de pesca para la captura de pulpo, los pescadores ribereños obtendrán mejores ingresos.

*José Ramón Ojeda Ledesma es especialista de la Subdirección de Evaluación de Programas de FIRA. La opinión es del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]