En el marco del II Foro Internacional de Agricultura Sostenible (FIAS), en Ciudad Obregón, Sonora, se destacó el caso de Valle del Yaqui (uno de los graneros de México) en esta zona, en el que eran sembradas 220,000 hectáreas de trigo con riego en el ciclo agrícola otoño-invierno (O-I), y la misma superficie con soya en primavera-verano (P-V), generando buenos rendimientos; desafortunadamente, el área productiva se redujo drásticamente

La sequía recurrente en los últimos 20 años, la creciente infestación de mosquita blanca en el ciclo P-V y el desplome de precios de la oleaginosa fueron los motivos. Actualmente sólo se siembra en el ciclo O-I; esta situación es reversible si se adoptan prácticas de agricultura sostenible en la región del sur de Sonora.

De acuerdo con el diagnóstico de la Asociación de Organismos de Agricultores del Sur de Sonora existe un ambiente de incertidumbre debido a los efectos negativos por el cambio climático, volatilidad de precios, carencia de políticas públicas para impulsar la agricultura y la importación de más de 50% del consumo nacional. Sin embargo, se puede cambiar el panorama con el desarrollo sostenible de la agricultura, las claves son: 1) organización de productores, 2) transferencia tecnológica, 3) políticas públicas de apoyo y 4) financiamiento.

El cambio climático y sus efectos sobre la agricultura fueron tema recurrente en el FIAS. Consecuencias del fenómeno como la falta de acumulación de horas frío (que limita el macollamiento de cereales de invierno como trigo y cebada, y por ende reduce los rendimientos), así como el incremento de enfermedades como fusarium y royas, son inconvenientes que afectarán a los cultivos por exceso de lluvias y altas temperaturas en los primeros tres meses del año. Afortunadamente, existen tecnologías para mitigar estos efectos, e igualmente existen el conocimiento y los equipos (como la resonancia magnética nuclear) que permiten diagnosticar suelos y plantas de manera expedita para implementar medidas de control preventivo y correctivo.

El tema del agua fue abordado desde diferentes enfoques por parte de los ponentes, pero en lo general coincidieron que es el pilar del desarrollo, un recurso cada vez más escaso y que necesitamos hacer un uso racional del líquido en la agricultura actividad económica que consume 77% del agua ; para esto, se deberá enfocar en tecnificar el riego, llevar la huella hídrica y la productividad del agua, ya que cada vez se incrementa la presión por este recurso debido al crecimiento de la población y al cambio de hábitos de consumo.

Durante el evento, se entregaron 39 certificados a técnicos graduados en Agricultura de Conservación de los estados de Sinaloa y Sonora por parte del CIMMYT, Masagro y Sagarpa; entre los acuerdos y conclusiones sobresale el compromiso a realizar el FIAS anualmente y a analizar sus avances, a efecto de incorporar más superficie a la agricultura sostenible en el sur de Sonora y en todo el noroeste del país.

*Esteban Michel Ramírez es jefe de Departamento del CDT Villadiego de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]