La Asociación Mexicana de Empresas de Hidrocarburos (Amexhi) presentó el documento “Agenda 2040: Transformando a México”, el cual, confiamos, será el libro blanco de la industria en el país. Este documento es el resultado de un proceso de más de 18 meses de reflexión y diálogo iniciado por la Amexhi para llegar a consensos y encontrar puntos en común que sirvan como herramienta para hacer de la energía el pilar de la prosperidad y productividad de nuestro país. Para elaborar la Agenda 2040, la Amexhi tomó en cuenta distintas perspectivas realizando decenas de entrevistas a empresarios, académicos y expertos del sector energético. También realizamos cuatro mesas redondas, con el objetivo de identificar las principales inquietudes y retos respecto al futuro del sector, así como las propuestas para enfrentarlos.

Un ejercicio de esta naturaleza permitió reunir diversas visiones, dando como resultado la identificación de cuatro principios esenciales para el sector: constancia, transparencia, competencia y generación de conocimiento, sobre los cuales, creemos, se debe construir el crecimiento del país.

La reflexión que abordamos en la Agenda 2040 engloba las decisiones políticas y económicas tomadas en el pasado, su impacto en el contexto social y su evolución a lo largo de las siguientes décadas. La reforma energética de 2013 constituyó un parteaguas definitivo. Gracias a ella, se desarrolló un marco regulatorio e institucional que permitió al Estado mexicano sentar las bases de un modelo energético que salvará la brecha entre el muy alto potencial productivo y económico del país y el abasto nacional de energía. El actual ecosistema conlleva a la competencia y, a través de ésta, todos los participantes en el mercado se esfuerzan por producir con los mayores estándares de calidad y eficiencia en sus procesos. Sin embargo, aunque los beneficios de la reforma han sido mayores de lo que el Estado y la industria esperaban, ésta por sí misma no basta. Se requiere un compromiso de la Secretaría de Energía, de los órganos reguladores, de los poderes Legislativo y Judicial y de las empresas (incluyendo a las empresas productivas del Estado) para consolidar el nuevo modelo ante los mercados y socios del país.

Existen diversas proyecciones del impacto que el Nuevo Modelo Energético Mexicano puede tener en nuestra economía. En la Agenda 2040 hemos utilizado las proyecciones del Mexico Energy Outlook, elaborado por la Agencia Internacional de Energía (AIE), en el cual se estima que la correcta implementación de la reforma energética implicaría que el PIB mexicano en 2040 sea 4% superior a lo que sería sin ella. Cabe señalar que la AIE hace hincapié en que este crecimiento no es inercial, sino que requiere el avance en las reformas y una mayor profundidad en la apertura.

En la Amexhi estamos comprometidos con el diálogo y la transparencia y consideramos que la Agenda 2040 es una puerta a la conversación con instituciones, autoridades y, sobre todo, ciudadanos. Creemos que el Nuevo Modelo Energético Mexicano tiene su mejor defensa en los resultados que ya se han obtenido, por ejemplo, se ha multiplicado el desarrollo de información geosísmica. Asimismo, empresas nacionales y extranjeras han participado en rondas de licitación transparentes y, en materia de exploración y producción, se están obteniendo ya los primeros resultados que permitirán aumentar la producción de hidrocarburos en el país en los próximos años. Cuando se analiza el Nuevo Modelo Energético Mexicano es fundamental no perder de vista el entramado institucional que éste ha construido.

Hoy esas instituciones garantizan que los hidrocarburos se utilicen para construir el futuro energético del país en un marco de total transparencia y rendición de cuentas. Gracias al Nuevo Modelo Energético Mexicano contamos con instituciones como el Fondo Mexicano del Petróleo y la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente, además de fortalecer la capacidad de operación de la Comisión Nacional de Hidrocarburos y la Comisión Reguladora de Energía.

Desde la Amexhi invitamos a leer la Agenda 2040 y utilizarla como punto de partida hacia un diálogo más amplio. Un diálogo maduro y objetivo, que parta del compromiso con un México moderno, abierto, innovador, transparente, competitivo y capaz de generar prosperidad basado en la productividad y talento de los mexicanos. La energía es un elemento indispensable para el desarrollo, como lo es también la decisión inquebrantable de los mexicanos de trabajar por un México transparente, equitativo y próspero en el largo plazo.

* Presidente de la Junta Directiva de AMEXHI

Nota: Se puede consultar el documento Agenda 2040