La renuncia de Margarita Zavala le puso sal y pimienta a la elección y creció la expectativa sobre lo que puede suceder en el segundo debate donde habrá cuatro oradores y sólo dos contrincantes: ni el Bronco ni el candidato del PRI, José Antonio Meade, parecen tener ya mucho que ofrecer en la contienda. El primero se hará cargo de los chistes, de las propuestas políticamente incorrectas y las aberraciones en materia de derechos humanos. Meade tratará de no desdibujarse más, pero para ello tendrá que tomar una decisión: seguir buscando el segundo lugar, cada vez más lejano, atacando a Anaya, o contribuir a la caza del Peje sumándose al golpeteo.

¿Puede Andrés Manuel mantener la misma estrategia de hacer como que la virgen le habla y no engancharse en los ataques? Por supuesto que sí. Lo más seguro es que va a salir a desbaratar el juego de sus contrincantes; perder lo menos posible sigue siendo su mejor opción. Durante mucho tiempo se dijo que Andrés Manuel no podía crecer más y siguió subiendo; sin embargo, ese límite parece, ahora sí, haber llegado pues el voto priista, que fue el que capitalizó López Obrador en estos últimos meses, ya está en los huesos. El PRI ya no está para prestar a nadie, ni a Anaya, con el famoso voto útil, ni a AMLO con la diáspora roja. Haga lo que haga ya no va a crecer, lo importante entonces es perder los menos puntos posibles y eso se logra aguantando los golpes y contestando con estoicismo, manteniendo el papel de víctima y seguir con el discurso del enemigo de “la mafia del poder” que tanto le ha redituado.

Quien se juega más es Ricardo Anaya. La renuncia de Margarita le pone enfrente votos que puede capturar pero que no se irán en automático, son votos libres, de perfil conservador y que de alguna manera se sienten agraviados por el candidato del Frente. Pero aun ésos, que pueden darle un buen empujón, no son suficientes. Anaya tiene que ir necesariamente por los votos blandos de Andrés, los que no son fanáticos, y eso implica acercarse al sentimiento antisistema, pero sobre todo posiciones claramente antipriistas.

Otra particularidad de este segundo debate es que por la hora de trasmisión en el centro del país (9:30 de la noche) el posdebate, ese momento crucial de discusión en la opinión, será muy distinto. El debate del debate no será en los canales de televisión y radio, pues a esas horas la audiencia comienza a bajar drásticamente, sino en las redes y en el momento.

En síntesis, Andrés tiene que ser lo más AMLOve posible; Ricardo, más K-Anaya que nunca.

Diego Petersen Farah

Reportero y columnista

En tres patadas

Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Ha dedicado su vida al periodismo como reportero, columnista y directivo de medios. Fue fundador y subdirector del diario Siglo 21, además de fundador y director del diario Público de Guadalajara.