El yen japonés se apreció el martes porque los inversionistas buscaban activos de refugio ante la debilidad de los precios del petróleo, mientras el dólar retrocedió tras la divulgación de datos económicos que resultaron desalentadores para el mercado.

Los crecientes temores a una deflación en la zona euro, sin embargo, siguen siendo el principal lastre para el euro y lo mantienen cotizando cerca de mínimos de nueve años contra el dólar, en momentos en que el Banco Central Europeo encara una fuerte presión para tomar medidas de alivio cuantitativo.

Las nuevas órdenes a las fábricas estadounidenses cayeron por cuarto mes consecutivo en noviembre, y un indicador del crecimiento del sector de servicios del país incumplió las expectativas al tocar un piso de seis meses.

La caída de los rendimientos de la deuda estadounidense minaba al billete verde contra el yen.

El dólar cayó 1% ante el yen a 118.32 unidades, mientras que el euro declinó más de 1% contra el yen a 141.14 unidades.

La moneda europea se depreció 0.17% a 1.19100 dólares, después de haber cedido hasta un mínimo de 1.18850 dólares en la plataforma cambiaria EBS, a poca distancia de los 1.1860 dólares que tocó el lunes, nivel visto por última vez en marzo del 2006.