El desempeño dentro del indicador fue atribuido al crecimiento en empresas industriales que habían mostrado un importante rezago desde finales de 2015, ante la caída internacional en el precio de los commodities. Las mayores alzas anuales en este segmento fueron Peñoles (132%); Cemex (84%); GMécico (55%) y Mexichem (29 por ciento).

Los precios del petróleo se vieron impulsados por el acuerdo de recorte de producción entre los países miembros de la OPEP, principalmente Arabia Saudita, y algunos no miembros, como Rusia. De esta manera, el petróleo WTI subió 45%, el petróleo Brent 51%, la gasolina 32%, y el gas natural 68 por ciento. Esto sucedió a pesar de que el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, planea eliminar las restricciones para la producción de 50,000 milloens de dólares de reservas de energía.

La mayoría de los demás commodities no permitieron un desempeño tan espectacular, ya que se vieron afectados por la política monetaria más restrictiva de la Reserva Federal de EU. Esto limitó la apreciación en el precio del oro a solamente 9%, la de la plata a 17% y la del cobre a 18 pór ciento.

En el mercado bursátil internacional, Brasil, Perú y Rusia estuvieron entre los mercados accionarios de mejor rendimiento en 2016 con 68.5, 60.3 y 50.2%, respectivamente, en términos de dólares. El índice brasileño se benefició por el impresionante rally en los precios del petróleo y por la expectativa de un rebote macroeconómico a partir de 2017. Las acciones peruanas fueron impulsadas por un sólido crecimiento macroeconómico y mayores exportaciones. El índice ruso también se vio apoyado en los mayores precios del petróleo, además de la buena relación entre Donald Trump y el presidente Vladimir Putin.

Dentro de los mercados desarrollados, los de Canadá y Estados Unidos lideraron. El TSX Comp canadiense subió 21.5% en términos de dólares de EU impulsado por los mejores precios de los productos commodities. Los índices norteamericanos (Dow Jones +13.7%, S&P 500 +10.0%, Nasdaq Comp +8.3%) festejaron la victoria de Donald Trump y, sobre todo, sus nuevas políticas fiscales.

Por otro lado, el Eurostoxx 50 se mantuvo estable en moneda local pero bajó 3.3% en términos de dólares debido al bajo crecimiento macroeconómico. El índice italiano fue uno de los de peor desempeño dentro de los mercados desarrollados europeos, debido a la debilidad del sector bancario.

En el mercado de divisas, el índice del dólar norteamericano presentó un comportamiento errático durante el año. Durante los primeros meses se depreció para terminar rebotando fuertemente. Terminó 2016 con un rendimiento positivo de 3 por ciento.

La libra esterlina fue la divisa de mercados desarrollados de peor desempeño contra el dólar norteamericano (-17%) como resultado del Brexit. En los mercados emergentes, el real brasileño (+21.9%) y el rublo ruso (+20.0%) presentaron una importante apreciación. Las monedas con mayor depreciación frente al dólar fueron las de Egipto (-56.7%), Surinam (-46.0%) y Venezuela (-37.0%). El peso mexicano presentó una depreciación del 16.7% en el año.

En el mercado de deuda, los rendimientos de los bonos gubernamentales a 10 años tocaron mínimos de varios años en diferentes países, llegando en algunos casos a terreno negativo (Japón, Alemania, Dinamarca). Sin embargo, rebotaron fuertemente una vez que se anunció el resultado electoral en EU. El rendimiento del bono norteamericano se encuentra en estos momentos cerca de 2.50%, después de haber tocado un mínimo de 1.32% a mediados del año. En México, la tasa del bono opera en 7.53%, comparado con el mínimo del año de 5.78 por ciento.

*Martín Lara y Armando Rodríguez son analistas Senior de Signum Research.