El cobre cayó el martes desde máximos en tres años, mientras otros metales básicos también bajaron o recortaron sus alzas debido a que especuladores y fondos tomaron ganancias tras una fuerte subida.

Los precios de los metales habían subido en un contexto de sólidos resultados de empresas mineras y rumores de escasez de suministros de algunos metales, pero analistas dijeron que no había nada nuevo que justificara las alzas.

El cobre referencial en la Bolsa de Metales de Londres cerró con un declive de 0.1% a 6,580 dólares por tonelada, tras tocar más temprano su nivel más alto desde noviembre del 2014 a 6,649 dólares por tonelada. En la rueda previa había ganado 1.5 por ciento.

La minera chilena Antofagasta dijo que tenía una previsión favorable para el cobre, tras anunciar que más que triplicó su dividendo interino gracias a una racha alcista del metal rojo que impulsó las ganancias del primer semestre.

El níquel a tres meses en Londres subió 0.9% a 11,415 dólares por tonelada tras escalar hasta 11,555 dólares, el nivel más alto desde diciembre, después de que el lunes los inventarios del metal en Londres cayeron.

El déficit de níquel refinado se redujo a 36,800 toneladas en la primera mitad del año, desde las 38,200 toneladas en el mismo periodo del año pasado, mostraron datos.

Entre otros metales, el aluminio cayó 0.3% a 2,075 dólares la tonelada, mientras que el zinc retrocedió 0.2% a 3,118 dólares tras dispararse en la rueda previa a 3,180.50 dólares, un pico en casi una década.

El plomo subió 2.9%, a 2,416 dólares, mientras que el estaño bajó 0.7%, a 20,350 dólares.