El gigante petrolero saudita Aramco, anunció el domingo una caída del 73.4% de su utilidad neta en el segundo trimestre de 2020 con relación al mismo periodo del año anterior debido al hundimiento de los precios del oro negro y la crisis del Covid-19.

La empresa pública saudita registró una utilidad neta de 6,600 millones de dólares en el trimestre concluido el 30 de junio, contra los 24,700 millones de dólares registrados en el mismo periodo del año pasado.

“Las turbulencias relacionadas con la reducción de la demanda y la caída de los precios del petróleo se reflejan en nuestros resultados del segundo trimestre”, declaró el presidente de la compañía Amin Naser, en un comunicado.

Los ingresos petroleros del primer exportador de crudo del mundo fueron afectados por el doble impacto de la caída de los precios y de la fuerte reducción de la producción en la primera mitad del 2020.

Tras el acuerdo de la OPEP+  de reducir la producción de petróleo y elevar los precios internacionales, Aramco produjo 7.5 millones de barriles por día en junio, muy por debajo de los 10 millones de barriles diarios que producía el año pasado.