Unilever, el gigante de productos para el consumidor, superó el jueves los pronósticos con un incremento de un 8.4% de sus ventas del primer trimestre, ayudado por el incremento de los precios y el crecimiento en los mercados emergentes.

El fabricante anglo holandés de marcas como Dove y Knorr está haciendo frente a los altos costos de las materias primas como el petróleo y los aceites vegetales y a un lento crecimiento en las naciones desarrolladas.

La empresa también advirtió de que el crecimiento en los mercados emergentes había comenzado a desacelerarse especialmente en Europa oriental y Rusia.

"La competencia es intensa, hemos visto cierta moderación en el crecimiento en los mercados emergentes en tanto los mercados desarrollados siguen apagados, pero tuvimos un buen comienzo de año y estamos siendo más competitivos", dijo el presidente de finanzas, Jean-Mark Huet, durante una conferencia telefónica.

Unilever, el tercer grupo del mundo de productos para el consumidor, mantiene su pronóstico para el año de un modesto margen de expansión, si bien presionado hacia el segundo semestre.

"A pesar de cargos extraordinarios, esto lo vemos como un sólido trimestre", dijo el analista Martin Debbo de la correduría Investec.

Las acciones de Unilever Plc subían un 3.1% a 2,143 peniques.

La compañía, que tiene ventas anuales de 46,500 millones de euros, informó que las ventas subyacentes del primer trimestre crecieron un 8.4%, superando los pronósticos compilados de la compañía de un alza de un 6.4% y el 6.5% de expansión del 2011.

Los mercados emergentes, que componen el 56% del negocio de Unilever, crecieron un 11.9 por ciento.

Unilever, que el año pasado sufrió un incremento de su factura de costos de un 15%, prevé un incremento de un 5% para este año.

RDS