Si alguien ha impulsado o tirado el precio de las acciones de empresas en Bolsa en 140 caracteres o menos, ése es Donald Trump.

Trump, quien el próximo 20 de enero será el nuevo presidente de Estados Unidos, ha utilizado su cuenta de red social de Internet Twitter para atacar, amenazar o, en contados casos, para felicitar a alguna empresa.

Los blancos favoritos de Trump este año han sido las automotrices que se han instalado en otros países, como México, y les ha advertido que, si no deciden mover su producción a Estados Unidos, deberán pagar un gran impuesto fronterizo .

La industria automotriz instalada en México está dedicada en su mayor medida a la exportación.

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en el 2016 se produjeron 3.4 millones de autos en el país, de los cuales 80% (2.7 millones) fueron exportados, teniendo como principal destino Estados Unidos.

Trump ha prometido que impondrá un impuesto de 35% a los autos fabricados en México que se exporten a Estados Unidos, lo que violaría el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), acuerdo que quiere modificar Trump.

Surten efecto amenazas

El temor de un impuesto ha surtido efecto. El 3 de enero, Ford canceló una inversión en San Luis Potosí de 1,600 millones de dólares y decidió invertir 700 millones de dólares en la expansión de su planta en Flat Rock, Michigan.

Desde su Twitter, Trump agradeció la creación de nuevos empleos en Estados Unidos y las acciones de la automotriz estadounidense subieron 4.61%, a un precio de 13.17 dólares.

El 9 de enero, Fiat Chrysler dio a conocer que invertiría 1,000 millones de dólares en sus plantas de Michigan y Ohio. Trump felicitó a la automotriz italo-estadounidense y sus acciones en la Bolsa de Milán llegaron a subir hasta 5.75% en un par de días.

Contrario al caso de Ford y Fiat Chrysler, Toyota se vio amenazada por Trump el 5 de enero, donde o construía una planta en Estados Unidos (y no en México) para fabricar su modelo Corolla o iba a pagar un gran impuesto fronterizo.

En cinco minutos, los papeles de Toyota perdieron 1,200 millones de dólares de valor de mercado. En Japón, los títulos de la automotriz cayeron 2.35% en dos días en la Bolsa de Tokio.

Trump Trigger

Los movimientos que han ocasionado los tuits de Trump hicieron que se creara una aplicación (app) llamada Trump Trigger, que envía una alerta cada que el presidente electo de Estados Unidos lanza tuits sobre empresas que cotizan en Bolsa.

Al cierre del viernes, los papeles de Ford han descendido 4.10% desde la felicitación de Trump y se ubican en 12.63 dólares.

Las acciones de Fiat Chrysler han presentado un descenso de 12.23% desde su punto más alto del mes, aunque la caída de los papeles de la automotriz se debe a que las autoridades de Estados Unidos detectaron que sus motores diesel informaban de menores emisiones a las que realmente eran, de acuerdo con la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos.

Los títulos de Toyota se encuentran presionados en Japón y registran una caída, desde el incidente con Trump de 3.03 por ciento.

Trump recordó el domingo a automotrices estadounidenses que deberían comenzar a ensamblar los vehículos en el país si quieren hacer negocios en el mercado local.

Las compañías automotrices y otras, si quieren hacer negocios en nuestro país, tienen que comenzar a hacer las cosas aquí nuevamente , dijo Trump en la red social.

Industria aeronáutica, ?bajo turbulencia

A finales del 2016, las empresas aeronáuticas como Lockheed Martin y Boeing fueron víctima de los tuits de Trump.

La cancelación de programas de aviones de guerra le hicieron perder a Lockheed Martin alrededor de 4,000 millones de dólares de valor de mercado, o 28 millones de dólares por carácter del mensaje de Twitter del presidente electo, de acuerdo con el medio de difusión CNBC.

Después de semanas de tensión, el grupo de defensa Lockheed Martin se comprometió el viernes a crear 1,800 empleos en Estados Unidos en momentos en que Donald Trump presiona a las empresas para que desarrollen sus actividades en suelo estadounidense, dio a conocer la agencia de información AFP el viernes 13 de enero.

Los puestos de trabajo estarán disponibles en la división aeronáutica cuya sede se encuentra en Fort Worth, Texas, indicó su presidenta y directora ejecutiva, Marillyn Hewson, a la salida de una entrevista con el presidente electo en su despacho en Manhattan.

El presidente electo, que asumirá su cargo el 20 de enero, incluso pidió a Boeing un presupuesto de su modelo bombardero F-18, competencia del F-35.

Me complació anunciarle que estamos cerca de un acuerdo que reducirá de manera significativa los costos , dijo el viernes Hewson, que dijo haber presentado los detalles de esa reducción a Trump.

Trump también decidió cancelar el encargo del Air Force One (el avión presidencial del presidente estadounidense), al argumentar que era un costo fuera de control.

¿Qué es lo que nos espera? Una vez que Trump tome posesión y empiece a clarificar sus políticas podríamos esperar volatilidad en el mercado bursátil , explicó Armando Rodríguez, analista de Signum Research. (Con información de agencias)

mario.calixto@eleconomista.mx