En una jornada en el que el principal índice bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores, el IPC, perdió 0.24% para ubicarse en los 35,215 puntos en un contexto de renovadas preocupaciones por la crisis de deuda en la periferia de la zona euro, las acciones de los grupos aeroportuarios lograron cerrar con avances.

El sector aeropuertos subió luego de que el gobierno declaró desierta la licitación para la construcción y operación del Aeropuerto de la Riviera Maya, en el Caribe mexicano, luego de que los consorcios participantes en el proceso no cumplieron con los requerimientos.

Entre los interesados estaba Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur), operador de nueve aeropuertos en el sureste mexicano, cuyos títulos subieron 4.71%, a 69.77 pesos, mientras que los del Grupo Aeroportuario del Pacifico (GAP) ganaron 1.11% a 48.18 pesos.

Si bien Asur estaba interesado en la construcción y operación del Aeropuerto de la Riviera Maya, la Comisión Federal de Competencia le impidió continuar en el proceso por lo que al final no pudo participar en la puja.

De tal manera que el nuevo activo habría sido un fuerte rival para su unidad en Cancún.

De acuerdo con analistas, el tema de la construcción del nuevo aeropuerto era uno de los principales lastres sobre el precio de la acción de Asur. En abril la acción perdió 2.3%; en lo que va del año ha ganado 4.1 por ciento.

Mientras que su ADR que se negocia en Nueva York ayer ganó 3.4%, con lo que el avance del año es de 9 por ciento.

GAP participó en la puja con el consorcio que formó con Grupo-México. En abril sus acciones cayeron 5.3%, mientras que en lo que va del 2011 pierden 4.3 por ciento.

El grupo aeroportuario se ha visto fuertemente afectado por la suspensión de operaciones de manera indefinida de Grupo Mexicana de Aviación.