La petrolera anglo-holandesa Royal Dutch Shell duplicó en el 2016 su beneficio neto gracias a una drástica reducción de costos, en un contexto de hundimiento de los precios del petróleo.

En el 2016 el beneficio neto alcanzó los 4,580 millones de dólares. Las cuentas del año pasado incluyen la compra del grupo británico de hidrocarburos BG, adquirido hace un año y muy presente en el sector del gas natural licuado (GNL).

NOTICIA: Ganancia de Shell cayó 87% en 2015, mínimo de 13 años

En paralelo a esta compra, Shell lanzó un vasto programa de cesiones y reducción de gastos, en un contexto de caída de los precios del petróleo durante los últimos tres años.

El director general de Shell, Ben van Beurden, subrayó que sólo en el 2016 el grupo cedió activos por valor de más de 15,000 millones de dólares, de un total de 30,000 millones planificados hasta el 2018.

"Hacemos funcionar la empresa con costos ajustados, inferiores en 10,000 millones de dólares a los que representaban Shell y BG hace 24 meses", destacó van Beurden.

NOTICIA: Shell hace más recortes de gastos tras compra de BG, mejora resultados en 1T

Como consecuencia del ajuste, la facturación de Shell (incluida la de las coempresas) se redujo en el 2016 en 32,000 millones de dólares, un 12% menos, hasta los 240,000 millones. Al mismo tiempo los gastos totales del grupo se redujeron en 35,500 millones de dólares, un 13% menos, hasta los 234,400 millones.

Por su parte el beneficio antes de impuestos de la petrolera casi se triplicó, hasta 5,600 millones de dólares. Minetras el beneficio anual ajustado, que no incluye los elementos excepcionales ni la variación de inventarios, cayó un 8%, hasta los 3,500 millones de dólares.

erp