Los rendimientos de los bonos del Tesoro de menor plazo subieron el viernes desde mínimos de un año, tras una sesión volátil, porque cifras mejores a las previstas de mercado laboral y de actividad fabril apoyaban las apuestas de que la Reserva Federal subirá las tasas de interés este año.

El reporte de empleo no fue suficientemente sólido como para que el banco central cambiara sus proyecciones de alzas del costo del crédito, pero una subida de la tasa sigue en la mira si la economía continúa expandiéndose.

Las nóminas no agrícolas crecieron en 215,000 empleos el mes pasado, dijo el Departamento de Trabajo; mientras que los salarios por hora aumentaron en promedio 0.3 por ciento.

Economistas sondeados por Reuters habían previsto un incremento de 205,000 empleos en marzo y un alza de los ingresos de 0.2 por ciento.

Los rendimientos de los bonos a dos años, los más sensibles a los posibles cambios de las perspectivas monetarias de la Fed, ganaron 4 puntos básicos, a 0.772%, tras tocar el jueves un mínimo de un mes de 0.725 por ciento.

La cotización de los futuros de las tasas de interés sugieren que los operadores no consideran probable que la Fed suba las tasaas este mes.

Sin embargo, ven una chance de 65% de un alza de tasas antes de que termine el año, más que 55% del jueves.