Tratar de entender qué es un Bitcoin puede ser un dolor de cabeza, sobre todo si pensamos que es un esquema de divisa que rompe los moldes establecidos y que han sufrido esquemas clásicos de evolución progresiva y que los han complejizado. La introducción de esta alternativa causa muchas discusiones y todos los días conocemos nuevos usos.

No se sabe a ciencia cierta quién fue el creador de la criptomoneda. Los pocos detalles que se conocen sobre Bitcoin datan del 2009 y un nombre, que parece de una persona japonesa, hace su aparición en escena: Satoshi Nakamoto. En mayo del 2016, Craig Steven Wright, un empresario australiano, confesó en entrevista con tres medios de comunicación (BBC, The Economist y GQ) que él es Satoshi Nakamoto, para probarlo aportó pruebas como las claves de las primeras transacciones. Algunos miembros prominentes de la comunidad Bitcoin, confirmaron esa información a los medios que obtuvieron la confesión, aunque no se sabe con certeza sí esa aseveración es real.

Más allá de quién es creador, la moneda virtual sigue sorprendiendo al mundo, y es una de las pruebas irrefutables del paso que el mundo está dando de esquemas financieros tradicionales a esquemas Fintech. Pero no se queda ahí.

En el 2010, un año después de la creación de los Bitcoins, un desarrollador de la moneda virtual llamado Laszlo Hanyecz, usó 10,000 Bitcoins para comprar dos pizzas de Papa John’s. Esta fue la primera transacción con un bien de valor real. Desde entonces, la comunidad Bitcoin celebra el 22 de mayo como el Bitcoin Pizza Day (el día de pizza Bitcoin). Desde esa ocasión las cosas han cambiado mucho y hoy en día esta moneda se usa en miles de transacciones a nivel mundial.

Siete años después, los Bitcoins ahora también son utilizados para financiaron la piratería cibernética. El viernes 12 de mayo pasado, unos días antes de que se celebrara otro Bitcoin Pizza Day , un grupo de piratas cibernéticos conocidos como The Shadow Brokers lanzaron un ataque masivo de ransomware que afectó a más de 200,000 computadoras y generó ganancias por 109,522.59 dólares, según una compañía que identifica actividades ilícitas en la cadena de Bitcoin llamada Elliptic, tras cobrar la cuota por la clave que desbloqueó la información y que tenía un costo de poco más de 300 dólares en Bitcoins. Al sucumbir a la extorsión realizando el pago del rescate, se financió directamente este tipo de prácticas criminales. Pero este sólo es un ejemplo de los malos usos que se le pueden dar a la moneda.

El que lo hackers pidieran el pago en este tipo de monedas obedece principalmete a una lógica de popularización de uso y a la ventaja de poder usar ese dinero de manera casi anónima después de recibirlo. Desde su creación, el uso de esta moneda ha recibido mucho impulso, sobre todo en mercados asiáticos, y los analistas lo atribuyen al hecho de que los inversionistas piensan que la moneda mantiene su valor mejor que otras inversiones.

NOTICIA: Ciberatacantes extorsionan a bancos mexicanos por bitcoins

Pero, ¿qué es Bitcoin?

Para entender los niveles de popularidad que ha alcanzado debemos primero saber con qué estamos tratando.

Bitcoin es dinero virtual (criptomoneda), que sólo existe en el mundo digital, así que no hay posibilidad de ver un Bitcoin físicamente. Esto no significa que no se pueda utilizar para adquirir bienes tangibles, como ya vimos. Los Bitcoins no son la única criptomoneda que existe, pero sí es la más común.

La forma en la que trabaja Bitcoin, se basa en un sistema de pago que permite a una persona pagar a otra, sin necesidad de intermediarios como los bancos y esto permite pagos casi instantáneos y de bajo costo a cualquier persona, en cualquier parte del mundo.

Bitcoin utiliza la tecnología peer-to-peer (conexión de computadora a computadora) para funcionar sin autoridad central: la gestión de transacciones y la emisión de dinero son llevadas a cabo colectivamente por los usuarios en la red. A diferencia del dinero emitido por el gobierno que puede ser inflado a voluntad, el suministro de Bitcoins está matemáticamente limitado a 21 millones de bitcoins y esto nunca se puede cambiar y nuevos Bitcoins se crean a una velocidad predecible y decreciente.

NOTICIA: Bitcoin afronta horas cruciales para su futuro

Los Bitcoins se almacenan en una cartera, en una aplicación móvil o computadora, y se puede enviar y recibir Bitcoins a través de ella. Cada usuario de Bitcoin tiene su propia dirección, un poco como un número de cuenta bancaria, con la que se controlan los Bitcoins. Las transacciones Bitcoin se ejecutan en un sistema denominado blockchain y se verifica con complicados procesos matemáticos que hace una súper computadora. Una vez verificada la transacción, se completa la transferencia con la recepción de los Bitcoins.

Los Bitcoins se pueden cambiar por dinero real y además poco a poco se van sumando más sitios web que aceptan este método de pago. Debido a la popularidad de esta moneda, han surgido algunas iniciativas que permiten pagar en algunas tiendas físicas mediante Bitcoin. Para ello, se necesita una tarjeta de débito con la cuenta de los usuarios Bitcoins. Existe una tarjeta de débito Bitcoin Visa.

Este modelo financiero tan disruptivo aún genera algunas dudas y parece que algunas están fundamentadas, entre ellas es la viabilidad de un sistema nativo web y basado en software lo que lo hace vulnerable a ataques cibernéticos.

Otra de las inquietudes que genera es que su uso está completamente prohibido en algunos países, debido a que los gobiernos no les agrada el hecho de que los usuarios de Bitcoin sean casi anónimos lo que genera preocupaciones por su uso para actividades delictivas, como ya mencionamos, financiar el terrorismo y su uso en lavado de dinero.

Como todo en el mundo financiero actual, el precio de Bitcoin está determinado por las leyes de la oferta y la demanda. Debido a que la oferta se limita a 21 millones de bitcoins, a medida que más personas utilizan Bitcoin el aumento de la demanda, combinado con el suministro fijo, obligará al precio a subir. Debido a que el número de personas que utilizan Bitcoin en el mundo sigue siendo relativamente pequeño, el precio de cada Bitcoin, en términos de moneda tradicional, puede fluctuar significativamente a diario, pero seguirá aumentando a medida que más personas empiecen a utilizarlo. Por ejemplo, a principios de 2011 un Bitcoin valía menos de un dólar, pero en 2015 un Bitcoin valía cientos de dólares.

NOTICIA: Invertir en bitcoins: alto potencial, pero grandes riesgos

El 22 de mayo pasado, el precio por cada Bitcoin llegó a un nuevo máximo. La criptomoneda llegó a cotizarse en 2,129.94 dólares. La criptomoneda ha tenido un rendimiento en el año de 120.42, esto quiere decir que quien invirtió 1,000 dólares en Bitcoins el 31 de diciembre pasado, cinco meses después tiene 2,204 dólares.

En el futuro, si los Bitcoins se vuelven más populares, cada Bitcoin solo tendrá que valer al menos cientos de miles de dólares para acomodar esta demanda adicional.

Hay varias maneras de comprar Bitcoin, pero los intercambios de confianza son una excelente manera de adquirir Bitcoin. Debido a que hay ineficiencias en el sistema bancario tradicional, los intercambios a veces tienen precios ligeramente diferentes. Si la diferencia es demasiado grande, los comerciantes comprarán un precio bajo en un intercambio y venderán alto en otro y cerrarán la brecha. Si un intercambio tiene constantemente precios sustancialmente diferentes que otros, es un signo de problemas y ese intercambio debe ser evitado.

rarl