Los precios del petróleo cayeron el lunes a mínimos desde mayo por temores sobre la demanda debido al incremento de casos de Covid-19 en el mundo y luego de un acuerdo de aumento de producción por parte de la OPEP+.

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en setiembre perdió 6.75% sobre el cierre del viernes en Londres o 4.97 dólares, a 68.62 dólares.

En Nueva York el barril de West Texas Intermediate (WTI) para entrega en agosto perdió 7.51% o 5.39 dólares a 66.42 dólares.

Los dos barriles de referencia cayeron durante toda la jornada, y seguían a la baja en los intercambios electrónicos posteriores al cierre.

La mezcla mexicana de exportación cayó 7% o 4.75 dólares a 63.13 dólares.

Luego de dos semanas de bloqueo, los principales productores mundiales de petróleo decidieron el domingo proseguir con los ligeros aumentos de producción a partir de agosto, después de que Emiratos Árabes Unidos bloqueara otro acuerdo a principios de julio.

Los miembros de la OPEP+ pactaron un aumento de 400,000 barriles por día (bpd) al mes a partir de agosto para ayudar a la recuperación económica global tras la pandemia de coronavirus, afirmó el grupo instalado en Viena en un comunicado de prensa.

La actualidad de la OPEP se superpuso con el nerviosismo del mercado por el avance de la variante Delta en todo el mundo.

"La variante Delta podría traer nuevos confinamientos, lo cual afectaría la demanda", resumió Andy Lipow, de la consultora Lipow Oil Associates.

“En el plazo más largo, las capacidades de producción libres y adicionales de los países de la OPEP+ son la razón clave por la que vemos bajar de nuevo al petróleo", dijo Carsten Menke, analista de Julius Baer.

"Seguimos confiados en que el mercado petrolero está en la fase final de su ciclo alcista", comentó.

En otro frente de preocupación, el mercado aún no descifra cómo afectará el alza en los casos de Covid-19 a la demanda de petróleo.

Según analistas, el aumento de la producción reduce el riesgo de un repunte inflacionario del precio del petróleo y conducirá a una debilidad de los precios en el corto plazo.

“Si bien el acuerdo alcanzado durante el fin de semana se extiende por más de un año, sigue siendo flexible y la alianza continúa sus reuniones mensuales a partir de septiembre”, señaló un reporte de Ve por Más.

Aun con la caída de este lunes, el WTI acumula un alza de 36% en el año en medio de una recuperación de la demanda a medida que las economías mundiales se reabrieron.