El grupo de lujo italiano Prada reconoció que su decisión de dejar de ofrecer descuentos de fin de temporada en sus tiendas contribuyó a fomentar su rendimiento, tras anunciar un fuerte aumento de su beneficio neto.

"Nuestra decisión estratégica de detener las rebajas estacionales y racionalizar el canal mayorista ha sido bien recibida por el mercado", indicó en un comunicado el director ejecutivo del grupo, Patrizio Bertelli.

El beneficio neto de Prada aumentó un 56.5% en el primer semestre a 155 millones de euros (unos 171 millones de dólares).

"Creemos que una mayor coherencia en la política de precios consolidará la relación con nuestra clientela y reforzará el valor de los productos", explicó.

Las ventas aumentaron del 6% en Europa, que representa el 39% de su volumen de negocios y en América.

En China continental y Japón aumentaron del 5% y disminuyeron del 4% en Asia (fuera de Japón).

Las ventas de Prada aumentaron en 2018 por primera vez en cuatro años después de que Bertelli y Miuccia Prada se propusieron rejuvenecer la marca.