China se ha embarcado en una ofensiva para captar capital extranjero a su mercado de deuda, que ha crecido tanto en un corto periodo que se ha convertido en el tercero más grande del mundo, después de los de Estados Unidos y Japón.

Según un reportaje del Financial Times, la apertura del mercado de deuda china a los extranjeros es parte de una transformación en el sistema financiero internacional, que se está vinculando lentamente a la economía china, que antes estaba cerrada por los estrictos controles de capital.

Es un paso crucial del plan de Pekín de que el renminbi sea una de las divisas de referencia de la economía mundial.

Pero el riesgo es que nadie muestre interés por él, debido a los temores a los controles de capital y al riesgo de impago.

Las gestoras de fondos internacionales reconocen que la deuda china está destinada a constituir una gran parte de las carteras globales de renta fija, pero añaden que a medio o largo plazo . Pocos quieren ser los primeros en entrar a ese mercado.

Hasta hace poco, la participación extranjera en el mercado chino estaba muy controlada por cuotas y licencias. Esta situación cambió en febrero del 2016, cuando el Banco Popular de China abrió las puertas del mercado de bonos interbancarios, donde se negocian la mayoría de los bonos chinos.

De un plumazo, el banco central permitió que bancos, aseguradoras, sociedades de inversión, gestoras de activos, fondos de pensiones e instituciones sin ánimo de lucro entraran en el mercado sin necesidad de tener una autorización previa.

El mes pasado amplió aún más el acceso al anunciar un plan que permitirá a los inversores de Hong Kong comprar bonos chinos desde allí sin necesidad de tener una cuenta en China.

Pero los inversionistas extranjeros no han mostrado mucho interés hasta ahora. El año pasado, la cantidad de deuda pública china en manos de extranjeros aumentó tan sólo 13%, ascendiendo a 124,000 millones de dólares, lo que representó únicamente 1.3% del mercado total, según cifras del banco central.

Sin embargo, hay todo tipo de riesgos, y la ventaja de las tasas de interés tiene menos peso que estos riesgos , dice David Dollar, ex emisario económico y financiero para China del Departamento del Tesoro de EU, y ahora miembro de la Institución Brookings de Washington.