Este jueves el petróleo mexicano de exportación retrocedió 61 centavos de dólar con relación a la cotización del 1 de febrero, para ofertarse en 54.10 dólares el barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Para Banco Base, las principales mezclas de petróleo finalizaron con amplias pérdidas, dado que reaccionaron a diversos factores mundiales.

Por un lado, el fortalecimiento generalizado del dólar estadunidense causó un aumento en la aversión al riesgo dentro de los mercados financieros globales, al mismo tiempo que se espera una desaceleración en el crecimiento económico mundial, en particular el desarrollo de la zona europea.

En ese sentido, la Comisión de Europa recortó su crecimiento económico para su región de 1.9 a 1.3%, y en un margen más particular, Alemania lo hizo de 1.8 a 1.1%; Francia pasó de 1.6 a 1.3%, mientras que Italia lo reajustó de 1.2 a 0.2 por ciento.

Además, la incertidumbre en la guerra comercial entre las economías de Estados Unidos y China sigue afectando la cotización del hidrocarburo, pues los presidentes de ambas naciones aún no fijan una fecha para detallar los acuerdos de mercado.

Por otro lado, Alexander Novak, ministro de Energía ruso, aseguró que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) discutirá con sus miembros la posibilidad de finalizar o extender el acuerdo de límite de producción cuando se reúnan en abril.

El grupo financiero destacó que el precio del petróleo también se vio a la baja tras la publicación del reporte de la Administración de Información de Energía (EIA), donde se expuso un aumento en los inventarios de crudo estadunidense, para colocarse en 1.3 millones de barriles.

En este contexto, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) bajó 1.58 dólares y se vendió en 52.22 dólares el barril, en tanto que el Brent perdió 1.64 dólares para cotizar en 61.06 dólares el tonel, de acuerdo con información de la consultora Bursamétrica.