El peso mantuvo una tendencia positiva al apreciarse 7.9 centavos la semana pasada y cotizar en 18.85 pesos por dólar al mayoreo, con lo que sumó cuatro semanas consecutivas de apreciación con un avance de 67.7 centavos, informó Banco Base.

Expuso en su reporte diario del mercado, que la apreciación del peso fue significativa, al perforar el soporte clave de 18.90 pesos por dólar y tocar un mínimo de 18.8073 pesos, nivel no visto desde el 1° de mayo.

La apreciación del peso durante la jornada de este viernes ocurrió a la par de otras divisas en la canasta de principales cruces, como consecuencia de un mayor apetito por riesgo.

Debido a que es probable que el Senado de Estados Unidos ratifique el T-MEC en el 2020 y a que en las últimas semanas del año disminuyeron las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos, es probable que los mercados financieros se mantengan estables al cierre del 2019.

Para Banco Base, los movimientos del tipo de cambio en la sesión del viernes también se deben a la menor liquidez de las últimas sesiones del año, pues ajustes en posiciones especulativas se ven reflejados en movimientos bruscos de las monedas.

En la semana, el tipo de cambio tocó un mínimo de 18.8073 pesos y un máximo de 19.0675 pesos, mientras el euro-peso alcanzó un mínimo de 20.8750 y un máximo de 21.2496 pesos por divisa europea en las cotizaciones interbancarias a la venta.

En este contexto, el dólar libre tuvo por segundo día consecutivo un retroceso, al perder 9 centavos con respecto a la jornada previa, al venderse en un precio máximo de 19.20 pesos, y se compró en un mínimo de 17.75 pesos en bancos de la Ciudad de México.

Por su parte, Juan Francisco Caudillo, analista técnico de Monex, consideró que “el potencial de apreciación del peso es limitado, reconociendo que sólo un cierre semanal y mensual debajo de 18.80 pesos activaría escenarios más bajistas”.