El t ipo de cambio peso-dólar estaría expuesto a mayores movimientos alcistas, con el pronóstico de cotizar y ubicarse por arriba de los 19 pesos por dólar en los próximos meses, debido a las presiones que ejercerá el deterioro de la balanza de pagos, sobre todo en la parte de la cuenta corriente.

Analistas coincidieron en que el peso mexicano se verá afectado seriamente en los siguientes trimestres, por los niveles que ha alcanzado la cuenta corriente, que muestra una cifra de menos 3% con respecto al PIB nacional.

El actual deterioro de la cuenta corriente será otro elemento con el que tendrá que lidiar el peso mexicano , explicó Gabriela Siller Pagaza, directora de Análisis Económico y Bursátil de Banco Base.

Anticipó que de no corregirse el déficit de la cuenta corriente en los siguientes trimestres, es posible que en el mediano plazo las cotizaciones se encuentren por arriba de los 19 pesos por dólar.

Siller destacó que el peso mexicano ya está respondiendo a factores de origen estructural de la economía, como el deterioro de la balanza de pagos, que de seguir empeorando, corre el riesgo de presionar el tipo de cambio hasta los 20 pesos por dólar.

Fed y elecciones afectan

Mencionó que, en el corto plazo, el peso mexicano estará presionado por el posible aumento en la tasa de referencia de la Reserva Federal y las elecciones de EU, sobre todo si las encuestas apuntalan como ganador a Donald Trump.

La analista de agregó que el nivel de -3% registrado en la cuenta corriente ya se considera como un foco amarillo para la economía mexicana, debido al impacto que podría tener principalmente en la tasa de interés y el tipo de cambio.

Destacó que el Banco de México (Banxico) en el último trimestre de este año tendrá que aumentar su tasa de interés para evitar un mayor deterioro de la cuenta corriente, es decir, pagar un mayor premio para promover una mayor entrada de capitales al mercado mexicano.

El analista económico de CIBanco, James Salazar, comentó que desde hace meses, el déficit de la cuenta corriente venía presionando ya la paridad peso-dólar, aunque ahora es más preocupante por el nivel alcanzado de -3 por ciento. Explicó que hay una alta probabilidad de que el tipo de cambio encuentre un nuevo rango de operación, el cual podría ubicarse entre 19 y 20 pesos por dólar, sobre todo para el próximo año, por la expectativa de un mayor deterioro de la cuenta corriente.

Comentó que para corregir el déficit de la cuenta corriente, el Banxico podría utilizar el tipo de cambio peso-dólar como una variable de ajuste.

ricardo.zamudio@eleconomista.mx